‘Levántate y anda’: Colaboración de Ana Vázquez

Fecha

23/03/2000

Medio

FAX PRESS - Madrid

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

En el último mes se han conocido al menos dos proyectos científicos que tratan de conseguir que los parapléjicos vuelvan a recuperar la movilidad en sus piernas, uno español y otro europeo que trabajan sobre aspectos distinos de la enfermedad. Los trabajos desarrollados por los investigadores llevan una luz de esperanza en el horizonte a este grupo de minusválidosEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Personas con discapacidad en su lugar. condenados de por vida a una silla de ruedas.
Es de destacar que los estudios científicos caminan por distintos derroteros, de forma que se ataca el problema desde distintos frentes, el proyecto europeo "Levantate y anda" utiliza la técnica de la electroestimulación, insertando electrodos en nervios y músculos, mientras que en el estudio español más conocido, el que lleva a cabo la doctora Almudena Ramón del CSIC, se trata de la reparación de la médula en lesiones completas, en
el que también trabajan grupos científicos de otros países.
No hay prepotencia en el título del ensayo europeo. "Levantate y anda", las palabras con las que Jesucristo resucitó a Lázaro, aunque los científicos tengan la tentación cada vez mayor de convertirse en hacedores de vida. Todo lo contrario: es un guiño a los 300.000 europeos que son parapléjicos, en el 65 por ciento de los casos por accidente de circulación, y en otro 15 por ciento por accidentes deportivos.
Las asociaciones que agrupan a los parapléjicos hacen un llamamiento a la prudencia porque los estudios se encuentran en fase preliminar y tardarán en ser aplicados con carácter clínico y dependiendo el tipo de lesión medular que cada uno de los parapléjicos tenga. Quienes han vivido de cerca el problema de la paraplejia saben que estos minusválidosEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Personas con discapacidad en su lugar. no comienzan a curarse hasta que consiguen aceptar la primera recomendación que les hacen los psicólogos que les tratan, que se quiten la silla de ruedas de la cabeza y que se la pongan en el culo. Sólo así pueden estar en disposición de soportar la espera de la esperanza científica.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?