Vicomtech-IK4 y Dbus prueban un nuevo navegador para mejorar la movilidad de las personas con discapacidad visual

Fecha

Medio

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

El centro tecnológico Vicomtech-IK4 y Dbus han probado en San Sebastián un nuevo navegador pionero para facilitar la movilidad de las personas con discapacidad visual en entornos urbanos.

Se trata de una iniciativa que forma parte del proyecto europeo PERNASVIP para mejorar la movilidad de las personas con discapacidad visual, un colectivo que tiene unos requerimientos especiales en cuanto a movilidad, sobre todo en lugares que desconoce. Además, los navegadores comerciales no están adaptados a sus necesidades, ya que no tienen en cuenta sus limitaciones.

Por todo ello, el consorcio del proyecto en el cual se encuentra Vicomtch-IK4 ha implementado un dispositivo que se basa en el posicionamiento detectado mediante satélite con conexión EGNOS/EDAS. Este dispositivo mejora la precisión del posicionamiento y la fiabilidad.

De esta forma, una persona con discapacidad visual puede conocer su ubicación exacta en entornos urbanos con una precisión de cuatro metros.
Asimismo, se reduce el tiempo de conexión, ya que necesita menos de 15 segundos para la primera conexión satelital.

Por otro lado, el sistema también tiene en cuenta las restricciones de los peatones con discapacidad visual, como pueden ser evitar grandes rotondas, principales cruces entre calles, zonas de entrada y salida de vehículos, o el dar prioridad a cruces bien señalizados, zonas peatonales, etc.

Los usuarios disponen de un portal web a través del cual pueden añadir información interesante para generar sus itinerarios de manera individualizada. También pueden señalar puntos negros, lugares de interés o tipos de vías por las que les gusta transitar, por ejemplo.

Vicomtech-IK4 ha explicado que los itinerarios generados son multimodales, de manera que se combinan los modos de transporte públicos con los tramos a pie para llegar al destino solicitado. El dispositivo informa a través de unos auriculares al usuario de los cambios que debe realizar, en qué parada debe bajarse, así como sobre los puntos intermedios por los que pasa. A su vez, trata de evitar en el itinerario aquellos puntos negros que suponen un peligro especial o un problema para su tránsito, como obras en la calzada, y andamios, entre otros.

Para las pruebas realizadas en San Sebastián, ha sido fundamental la colaboración de Dbus, que ha cedido datos referentes a las paradas y horarios de los autobuses de la ciudad. El proyecto, que comenzó en 2010 y ha tenido una duración de 18 meses, se probará además en septiembre en Madrid, Pau y Toulouse.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?