Vecinos de Horta [Barcelona] inician una campaña de concienciación para hacer respetar las plazas de aparcamientos de disminuidos

Fecha

11/12/2000

Medio

EUROPA PRESS - Cataluña

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

La asociación de vecinos de Horta-Guinardó ha iniciado una campaña
de concienciación con el objetivo de hacer respetar las plazas de
aparcamiento para disminuidos que se encuentran repartidas por las
calles de Barcelona, especialmente las situadas delante de los
ambulatorios. La campaña va dirigida tanto a los ciudadanos como a
los propios guardias urbanos encargados de velar por el respeto de
estas plazas.

Según explicó a Europa Press el vocal de discapacitadosEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Personas con discapacidad en su lugar. de la
asociación vecinal, Joan Termes, la idea surgió a raíz de que "llevé
a mi hijo al CAP de Badal y tuve que aparcar mi furgoneta, con
identificación de disminuido, en la acera" ya que "había un turismo
en la plaza reservada". "La Guardia Urbana me multó a mí y no al
otro" y "no fue hasta que llamé al 092 que también le impusieron una
multa al turismo", añadió.

Termes explicó que "luego vino otro discapacitadoEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Persona con discapacidad en su lugar. y se encontró
con el mismo problema que yo" y añadió que "la respuesta que le dio
el agente fue "búsquese la vida, señora, pero no me aparque encima de
la acera".

Ante "lo repetido" de estas situaciones, afirmó, "es necesaria una
campaña para concienciar a los propios funcionarios", ya que "esto no
es un problema de aumento de plantilla", sino "de voluntad". Termes
apostó por efectuar "reuniones con los mandos de la Guardia Urbana" y
extender luego la campaña a los conductores, aunque esta fase aún no
se encuentra definida.

ENDURECER LAS SANCIONES

Termes, quien remitió una carta al alcalde, Joan Clos, y a la
consellera de Bienestar Social, Irene Rigau, exponiendo su caso,
lamentó que "no se aplique la Ley de Supresión de Barreras
Arquitectónicas", promulgada por la Generalitat en 1994, "que
contempla sanciones de hasta cinco millones de pesetas cuando se
trata de denuncias a instancias de un particular", explicó el vocal.

En la mayoría de los casos, según el portavoz vecinal, "se aplica
el Código de Circulación", por lo que las infracciones "se quedan en
una multa que muchas veces ni se paga". La entidad vecinal ha
solicitado al Instituto Municipal de Personas con Disminución la
elaboración de un informe en el que conste las ocasiones en las que
se ha aplicado la Ley.

Termes advirtió que "el alcalde tiene la obligación de aplicar
esta Ley, sino puede caer en un delito de cohecho"…………..

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?