Unas 350 personas con discapacidad intelectual se preparan para “el empleo personalizado”

Fecha

18/04/2022

Medio

Solidaridad Digital

Facebook
Twitter
LinkedIn

Un total de 350 personas con discapacidad intelectual o del desarrollo y sus familias participarán en un proyecto de “empleo personalizado” que impulsan Plena inclusión España y el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Así lo declaró en una entrevista a Servimedia la secretaria General de Objetivos y Políticas de Inclusión y Previsión Social del Ministerio, Milagros Paniagua, tras felicitarse por la puesta en marcha del programa.

Según explicó, el programa de empleo personalizado consiste en primer lugar en “conocer muy bien las características de las personas con discapacidad” que participan y “cuáles de ellas” pueden conducir a su contratación.

Una vez conseguido esto, se les proporciona la formación que precisan y se lleva a cabo una labor de intermediación, a fin de localizar a “aquellas empresas que pudieran estar interesadas y negociar con ellas su incorporación a la plantilla”.

El programa se lleva a cabo en 45 entidades miembro de Plena inclusión España de 12 comunidades autónomas y la ciudad de Ceuta.

Ofrece también “acompañamiento personalizado en el puesto de trabajo” y utiliza “una metodología innovadora” para conectar las capacidades de las personas y las necesidades de los empresarios.

USUARIOS

Entre los destinatarios con discapacidad intelectual y del desarrollo a quienes se dirige este proyecto figuran reclusos, personas con grandes necesidades de apoyo y perceptoras de prestaciones no contributivas.

La tasa de actividad de la población sin discapacidad en 2019 era del 74,9%, mientras que para el colectivo de personas con discapacidad intelectual se situó en el 31,1%. Es decir, más de 43 puntos menos. A esto se une que el salario medio de una persona con discapacidad intelectual no llega a 12.000 euros al año. Además, una de cada 4 personas con discapacidad está en situación de pobreza y se sitúa, por lo tanto, en el grupo de población con un alto riesgo de exclusión social y en situación de especial vulnerabilidad.

Este programa es uno de los distintos proyectos piloto para el desarrollo de itinerarios de inclusión social ligados al Ingreso Mínimo Vital (derivados del real Decreto 938/2021) que supuso la puesta en marcha de “un laboratorio de política social” en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia con una inversión de 300 millones de euros entre los años 2021 y 2023.

Según Paniagua, este laboratorio de iniciativas y programas dirigido a aumentar el acceso al IMV y su efectividad representa “todo un hito en nuestro país” y “permitirá extraer lecciones muy importantes” de cara al futuro, no solo al Ministerio, sino a cualquier administración interesada”.

De momento, ha supuesto la firma de 16 convenios para el despliegue de proyectos innovadores de itinerarios de inclusión social con comunidades autónomas, ayuntamientos y entidades del Tercer Sector, mediante el empleo de una metodología de ensayos de control aleatorio. En breve se firmarán nuevos convenios, avanzó, hasta llegar a unos treinta.

Por otro lado, Paniagua se refirió al trabajo con el sector privado a través del sello de Inclusión Social, un distintivo para aquellas empresas que hayan contratado a beneficiarios del IMV o que “hayan puesto en marcha planes inclusivos en los ámbitos laboral, de inserción o de refuerzo educativo” dirigidos a estas personas.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?