Un expedicionario ciego se dispone a llegar a pie al polo sur

Fecha

17/11/2000

Medio

EFE

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

En una hazaña sin precedentes, un expedicionario británico ciegoEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Persona ciega en su lugar. y de 52 años iniciará una travesíade 60 días, a temperaturas de 30 grados bajo cero, para convertirse en el primer invidenteEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Persona ciega en su lugar. que llega caminando al Polo Sur. La hazaña antártica está destinada a demostrar que ser ciegoEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Persona ciega en su lugar. "no
es una desventaja sino un desafío", dijo a EFE Miles Hilton Barber,
quien, pese a haber perdido la visión a los 30 años, tiene un
extenso curriculum de aventuras.

En declaraciones desde Punta Arenas -la puerta de entrada a la
Antártida y a 2.447 kilómetros al sur de Santiago- Hilton Baber dijo
que "con esta aventura quiero hacer que los ciegosEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Personas ciegas en su lugar. o los que tienen
cualquier discapacidad, pongan más atención sobre sus vidas y sus
posibilidades".

"Es la primera vez que un ciegoEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Persona ciega en su lugar. viaja al Polo Sur. Estoy viajando
con mi amigo John Cook y estamos interesados en que la gente no
piense en sus problemas sino que piense en sus oportunidades. Así
puede hacer más, mucho más, por sus vidas", subrayó Miles Hilton.
El aventurero, acompañado de su "lazarillo" John Cook y de los
guías Doug Stoup (EEUU) y Damien Gildea (Australia), aguarda en
Punta Arenas las condiciones meteorológicas apropiadas para
trasladarse a la base Patriot Hills, en la Antártida.

Siguiendo la ruta del noruego Roald Amundsen que descubrió el
Polo Sur el 14 de diciembre de 1911, el invidenteEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Persona ciega en su lugar. británico partirá
desde Patriot Hills, en el sector de los Ellesworth, a 3.100
kilómetros al sur de Punta Arenas.

La expedición será acompañada desde esa base por "Adventure
Network", la organización encargada de ayudar a los cientos de
aventureros que cada verano austral llegan a la Antártida.
En Patriot Hills, Hilton y sus acompañantes comenzarán la difícil
travesía sobre esquies y arrastrando cada uno un trineo de casi dos
metros de largo y 80 kilos de peso, la mitad de los cuales
corresponde a alimentos.

El expedicionario, con su bastón blanco, guiado por Cook y los
dos asistentes, deberá soportar durante los 60 días que durará el
recorrido de 1.100 kilómetros temperaturas de 15 a 20 grados bajo
cero y además el fuerte viento antártico.El viaje del británico, para el cual se ha entrenado durante seismeses, está patrocinado por el Instituto de Rehabilitación para Invidentes de Gran Bretaña.

Miles Hilton, que perdió la vista a causa de una retinosis
pigmentaria, tiene una historia de hazañas y osadía que le otorgan
las medallas necesarias para la aventura polar.
Esta biografía incluye un maratón de seis días en el desierto del
Sahara en mayo de 1999, donde recorrió casi 300 kilómetros, y
también el ascenso a la cumbre del Kilimanjaro en julio pasado.
La motivación en todas estas expediciones es la misma que le
llevará al Polo Sur: "inspirar a otras personas que pueden estar
enfrentando la ceguera para que sigan viviendo sus vidas
independientemente".

Con sus hielos eternos y paisajes alucinantes, el Polo Sur y la
Antártida se han convertido desde el siglo pasado en un irresistible
imán para expedicionarios, científicos y, cada vez más, para
turistas en busca de lugares exóticos.

Algunos llegan al continente helado -la mayor reserva de agua
dulce del planeta- a estudiar témpanos, biótica o pingüinos, y otros
a escalar el Monte Winson, que con sus 5.140 metros de altura es la
montaña más alta de la Antártida y una de las metas del circuito
"siete cumbres" del continente americano.

Este año, más de treinta expedicionarios partirán por distintas
vías y medios hacia el Polo Sur.

La mayoría de ellos son noruegos y británicos, conforme a una
tradición marcada por Amundsen y el británico Robert Falcon Scott,
quien le disputó al noruego el privilegio de haber llegado primero
al Polo Sur.

Así, confirmando la tradición, el noruego Erling Kagge se
convirtió en el primer expedicionario que llegó solo y sin apoyo a
la mítica meta en diciembre de 1993, año en el que se reanudaron
las expediciones a la Antártida.

La noruega Liv Arnesen repitió al año siguiente la hazaña de su
compatriota y se convirtió en la primera mujer que llegó caminando
sola y en esquís al Polo Sur en diciembre de 1994.

Ese mismo año el minusválidoEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Persona con discapacidad en su lugar. noruego Cato Zahl Pedersen, quien
perdió cuando era adolescente ambos brazos en un accidente, se
convirtió en el primer minusválidoEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Persona con discapacidad en su lugar. que llegó a pie al Polo Sur.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?