Un dispositivo implantado en la médula espinal hará posible el movimiento en los parapléjicos

Fecha

Medio

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Un microchip, más pequeño que una uña, que libera impulsos eléctricos y que se implanta en la médula espinal, puede ayudar a los pacientes parapléjicos a ejercitarse y hacer movimientos simples. El chip ha sido desarrollado por un grupo de científicos del Consejo de Investigaciones Científicas en Ingeniería y Física de Reino Unido.

Los intentos anteriores de este tipo de aparatos de estimulación muscular habían fracasado debido a que eran demasiado voluminosos. En esta ocasión los investigadores han conseguido desarrollar un dispositivo de tamaño minúsculo, al que se ha bautizado como Active Book. De hecho, este nombre se lo han puesto porque se coloca entre los nervios espinales como si fueran las páginas de un libro, liberando impulsos eléctricos directamente a la médula espinal desde una serie de electrodos.

Las unidades se adhieren a un chip de silicio que queda herméticamente sellado para proteger a la unidad de la penetración de agua, ya que puede provocar corrosión. El objetivo es que los estudios piloto para probar el Active Book comiencen el próximo año. El microchip podría también utilizarse para una variedad de funciones reconstituyentes, como la estimulación de los músculos de la vejiga para ayudar a superar la incontinencia, o en la estimulación de los nervios para mejorar la capacidad del intestino y suprimir espasmos.

Anteriormente, este tipo de aparatos habían presentado limitaciones por la dificultad de empaquetar electrodos y estimuladores musculares en una pequeña unidad aunque, gracias a los avances en la tecnología de láser para procesamiento de materiales, se han podido cortar pequeñísimos electrodos de una lámina de platino.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?