Un argentino idea una máquina para ayudar a caminar a su hijo

Fecha

Medio

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Hay personas que no se arredran ante la adversidad. Es el caso de Jorge Cardile, un argentino que no paró de buscar una posible solución a las necesidades de su hijo Ivo, al que diagnosticaron una cuadriparexia (debilidad en piernas y brazos por una parálisis permanente).

La obsesión de Cardile era encontrar la manera de estimular las extremidades de su pequeño con al frágil esperanza de que caminase por sí mismo.
La tenacidad encontró respuesta. Cardile no es ingeniero, ni físico, ni mecánico. Es chapista. Pero su motivación suplió la falta de conocimientos académicos.

Le quitó la razón a los médicos, que le aseguraron que su hijo no podría caminar y le ofrecieron a cambio un menú de operaciones con altos riesgos para el pequeño a cambio de alguna posible mejora.

Estaba empeñado en construir un artilugio que cambiara la vida de su hijo. El primer prototipo lo armó con cajones, maderas y una bicicleta. El “estimulador de la marcha”, como él lo denomina, está compuesto por dos esquíes y un sistema que se mueve como un escalador, a través de una cinta de correr. No sube el ritmo cardíaco, no transpira ni se requiere de ropa deportiva.

Ivo comenzó a utilizar el estimulador con seis años y sus resultados sorprendieron a todos. Menos a su padre, que siempre tuvo fe en ellos. Ahora, con ayuda de muletas, el pequeño es capaz de andar.

Este instrumento artesanal está ayudando a mucha gente con pocos recursos: personas en silla de ruedas, pacientes con Parkinson, lesiones medulares, esclerosis múltiples, roturas de meniscos, ligamento de rodillas cruzados rotos… Cardile ha puesto a disposición de quienes lo necesiten su gran hallazgo.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?