Soplo o pestañeo dirige silla ruedas para discapacitados extremos

Fecha

16/04/2000

Medio

EFE - Madrid

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Con sólo un pestañeo, un soplo, un movimiento de la lengua, la barbilla o el pie es posible accionar un pulsador, del tamaño de una caja de puros, que ha sido diseñado para que las personas con graves discapacidades físicas lo incorporen a su silla de ruedas y así tener independencia de movimientos.
Los "padres" de este artilugio son seis profesores de la Universidad Carlos III de Madrid, dirigidos por José Manuel Sánchez Pena, quienes por encargo del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales han logrado componer un aparato que tiene un único pulsador multiuso.
Según explicó a Efe el profesor Sánchez Pena, el invento consiste en una pantalla de cristal líquido, con un mecanismo electrónico muy sofisticado, en la que aparecen señaladas las alternativas de movimiento de la silla y un menú adicional de acciones complementarias, programadas para los minusválidosEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Personas con discapacidad en su lugar. que no pueden accionar el cambio de marchas o joystick de una silla tradicional.
Entre estas acciones complementarias, permite usar la pantalla como mando a distancia para subir o bajar el volumen de la televisión, cambiar de canal, efectuar llamadas a teléfonos fijos y móviles o pedir auxilio a un número que previamente se haya grabado, de familiares, hospitales o ambulatorios.
En el caso de que la pantalla reciba una orden equivocada, tiene incorporado un sistema de seguridad que puede eliminar cualquier orden anterior.
Esta silla de ruedas "inteligente" se convierte en una especie de "ángel protector" del discapacitadoEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Persona con discapacidad en su lugar. al albergar unos sensores de proximidad por ultrasonidos para la detección de obstáculos, que frenan el movimiento si hay algún obstáculo o se detecta el fin del suelo.
El diseño está articulado en varios bloques: un sistema microcontrolador o elemento de control del sistema, otro correspondiente al control de motores y otro de sensores.
El coste de la pantalla, que se puede adaptar a cualquier silla de ruedas estándar, nunca es superior al diez por ciento del precio total de una silla motorizada -de entre 300.000 y un millón de pesetas-, es decir, no más de cien mil pesetas, explicó el profesor.
Después de un año de trabajo, los seis profesores, del Departamento de Ingeniería Eléctrica, Electrónica y Automática de la Universidad, entregarán el invento dentro de unos quince días a los responsables del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, quienes previsiblemente lo distribuirán a través del Imserso, explicó Sánchez Pena.
Destacó que este invento se ha realizado debido a "la demanda de una importante masa de población que ahora no puede manejar su propia silla de ruedas y depende de otra persona para poder moverse".
Según los últimos datos de la Comisión Europea, entre 60 y 80 millones de discapacitadosEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Personas con discapacidad en su lugar. reclaman en el viejo continente un aumento de la innovación tecnológica que permita dotarles de mayor calidad de vida. En España, un 15 por ciento de la población está afectada porEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Tiene... en su lugar. algún tipo de discapacidad.

Quizás te interese:

Premio Buenas Prácticas 2021

Desde la Asociación Lectura Fácil convocamos una nueva edición del Premio Buenas Prácticas de Lectura Fácil (Bases de los Premios). Queremos premiar iniciativas de diferentes

Seguir leyendo

¿Quieres recibir noticias en tu email?