Sanidad modifica el acceso al MIR para los aspirantes con discapacidad tras la queja de un canario

Fecha

Medio

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

El Ministerio de Sanidad ha modificado recientemente el acceso al MIR para los aspirantes con discapacidad tras la movilización ‘online’ generada por Arturo Pedrero, un médico canario que perdió su plaza de residente por tener una discapacidad en el brazo derecho, lo que lo llevó a iniciar una petición virtual –en la que obtuvo 134.000 firmas– solicitando su readmisión, según ha informado Change.org.

En concreto, el pasado mes de marzo, el Ministerio de Sanidad retiró su plaza de MIR a Pedrero, que era residente en un Centro de Salud de La Laguna como médico de familia, ante lo que decidió denunciar el caso e iniciar esa campaña ‘online’.

Según Pedrero, a partir de ahora, a un médico con una discapacidad como la suya se le considerará apto si puede desarrollar efectivamente su trabajo por la evaluación de sus superiores del centro sanitario, a lo que ha agregado que, si una persona no pudiera ejercer en un servicio determinado, tiene seis meses para cambiar de especialidad a una que se adapte a sus facultades sin tener que repetir el MIR.

“Hoy yo tengo que volver a presentarme a las oposiciones para ser médico, pero mañana a nadie más le va a volver a pasar esto. En adelante no se retirará la plaza a médicos aptos para trabajar solo por contar con una discapacidad”, ha explicado el joven.

NOVEDADES APROBADAS

El Proyecto de Real Decreto aprobado recientemente por el Consejo de Ministros determina, entre otras novedades, que en las solicitudes para las pruebas del MIR se hará constar expresamente si se participa por el turno de personas con discapacidad.

Además, establece que, una vez tomada posesión de la plaza y superado el examen médico, se prevé la posibilidad de que los itinerarios formativos de las personas con discapacidad se adapten a sus especiales condiciones físicas o sensoriales, con lo que se trata de adecuar, en la medida de lo posible, tanto las instalaciones del centro docente como las características de los escenarios de rotación.

Paralelamente, se contempla que, si una persona con discapacidad es valorada como no apta para el desarrollo de la especialidad elegida en el examen médico, puede solicitar el cambio a otra en un plazo máximo de seis meses, aún cuando haya sido rescindido su contrato de trabajo por dicha circunstancia.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?