San Millán de la Cogolla incluye el primer servicio de “signoguía” en La Rioja que permitirá “abrir la cultura a todos”

Fecha

Medio

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

El consejero de Educación, Cultura y Turismo, Abel Bayo, ha presentado este viernes el primer servicio de ‘signoguía’ turística que se ofrece en La Rioja y que permitirá “abrir la cultura a todas las personas”.

Este se ha incluido en el monasterio de San Millán de la Cogolla.

Bayo ha presentado la nueva herramienta, similar a un teléfono móvil, acompañado por el presidente de la Asociación de Personas Sordas de La Rioja, Luis Mariano Rodríguez, y el fraile del monasterio de Yuso, Jesús Lerena.

Con este nuevo servicio, ha explicado el consejero, se presenta “una de las herramientas que más pueden contribuir a hacer de la cultura algo inclusivo y que posibilite que determinado sector de la población, en este caso los afectados porEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Tienen ... en su lugar. una discapacidad auditiva, puedan conocer, profundizar y analizar lo que supone para La Rioja el monasterio de San Millán de la Cogolla”.

Se trata de la primera guía turística de estas características en La Rioja y viene a complementar el servicio de ‘audio guías’ que ya existe en el Monasterio. En este caso, el lenguaje de signos es la base para que la persona afectada “pueda disfrutar y analizar de primera mano la riqueza de este monasterio”.

De momento, el monasterio de San Millán, Patrimonio de la Humanidad, cuenta con dos terminales de ‘signoguía’ que ofrecen dieciséis puntos de información, al igual que ocurre con las ‘audio guías’ aunque como bien ha indicado el consejero, con el tiempo y si la demanda lo requiere “podrá ampliarse el número de terminales”.

En concreto, el coste de este nuevo servicio ha sido de 4.400 euros financiados al 65 por ciento por la Consejería de Turismo y el resto tanto por la ONCE como por la Confederación Estatal de Personas Sordas.

Todo para contribuir “a la supresión de las barreras de comunicación”.

Esta herramienta es gratuita y se pone a disposición de todas las personas aunque con principal relevancia para aquellas que sufren discapacidad auditiva. Con dicho terminal se explica de forma adaptada y lenguaje de signos cada rincón del monasterio e incluso cuenta con subtítulos.

ELIMINAR LAS BARRERAS DE COMUNICACION

Por su parte, Luis Mariano Rodríguez ha explicado el funcionamiento de este nuevo servicio y ha querido agradecer el apoyo del Gobierno riojano para incorporar este sistema que se encuentra ya en funcionamiento en algunos de los museos de primer nivel de todo el país y que “contribuye así a acercar la cultura a todas las personas”. Una guía “perfectamente adaptada, que presenta una imagen clara, subtítulos y realiza el mismo servicio que las guías orales”.

Luis Mariano Rodríguez ha insistido en las barreras de comunicación a las que tienen que hacer frente muchas personas sordas y ha señalado que entre este colectivo “existe un alto porcentaje de personas que tienen dificultades para entender textos escritos, especialmente si son extensos o farragosos”. Por eso, las ‘signoguías’ les ayudan a sortear esas barreras, mejoran su acceso a la cultura y les permite disfrutar de la visita de una forma plena.

Finalmente, Jesús Lerena ha asegurado que esta herramienta “cumple y llena un hueco importante” en el servicio del monasterio y ha indicado que los miembros de la Comunidad “estarán pendientes para darlo a conocer y explicárselo a aquellas personas que lo necesiten”.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?