Rosa Barcenilla, presidenta de Acremif: «El centro cierra, pero la asociación sigue funcionando»

Fecha

Medio

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Decir adiós a un proyecto que comenzó en 1992 con una mirada social dirigida a la atención integral a personas con discapacidad física y psíquica ha sido un duro golpe para todo el equipo de la Asociación Cultural Recreativa de Minusválido Físicos. Tras ocho años al frente de Acremif, Rosa Barcenilla, la presidenta de este centro de día se despide con la misma motivación que la animó a estar al frente de esta iniciativa, las ganas de ayudar a los demás. Sin embargo, la falta de tiempo la impide continuar con la presidencia.

– ¿Por qué se ha decidido cerrar tras 30 años de trabajo?

–Se ha decidido cerrar este centro de día porque es inviable, con el dinero que entra no llega. Aunque se dé de baja este centro, queremos que la asociación siga funcionando.

–¿Las razones del cierre son exclusivamente económicas?

–Sí, ha habido una bajada importante de usuarios, y falta dinero para cubrir los sueldos, seguridad social o pagar las facturas. Con cuatro usuarios y seis trabajadores, es imposible que salgan las cuentas para continuar con el centro de día.

–En noviembre contaban con diez usuarios y cierran el programa con tan solo cuatro. ¿Por qué cree que ha habido esta disminución?

–Las familias ahora buscan centros de día con opción a residencia, y eso es algo que nosotros no ofertamos. Entiendo esa postura porque, al fin y al cabo, es también una cuestión de comodidad para ellos.

–Después de tantos años al frente de la asociación, ¿qué sentimientos le genera esta despedida?

–Cerrar esta etapa me da muchísima pena, la situación es muy dura pero no podemos hacer otra cosa. Hemos estudiado todas las posibles soluciones, pero es que, si no hay usuarios, es imposible sacarlo adelante.

–Los usuarios que aún estaban en el centro de día, ¿qué respuesta le han dado a esta decisión?

–Quedaban tan solo cuatro usuarios, que lo han recibido con mucha pena, aunque era algo que se esperaba desde hace tiempo.

–¿Cree que han faltado ayudas por parte de la administración pública para que este proyecto tuviera otra oportunidad?

–Si hubiera habido cualquier ayuda, se habría agradecido. Nosotros cobrábamos un convenio por parte del Ayuntamiento y otro por parte de la Diputación, pero nunca puede cubrir el total de los gastos.

–¿En qué va a consistir el trabajo de la asociación a partir de ahora?

–Se va a nombrar una nueva junta directiva de la asociación, pero imagino que el objetivo social estará presente en el nuevo proyecto e irá dirigido a la discapacidad física, como ha sucedido todos estos años.

–El local donde estaba ubicado el centro de día, ¿qué actividad va a tener ahora?

–Me pondré en contacto con la gerencia para ver qué documentación hay que preparar. Si hay alguna asociación interesada, aún no lo sé.

–Tras ocho años al frente de la asociación, ¿por qué ya no está interesada en continuar como presidenta?

–Llevo muchos años en la asociación y, a nivel personal, no tengo el tiempo que tenía antes. Necesito dejar ciertas cosas y poner un poco de distancia, aunque continúe colaborando con la asociación de otra manera.

–¿Qué balance hace de estos años a nivel personal?

–En estos ocho años he aprendido mucho de ellos y, por parte de los usuarios, he recibido siempre mucho cariño, por eso solo puedo estar agradecida.

–Se muestra agradecida con los usuarios. ¿La sociedad palentina también ha reconocido con agradecimiento la labor social de la asociación?

–No me ha llegado ninguna notificación de ese tipo, aunque sí hay personas que se han mostrado agradecidas. Sin embargo, todo lo que he hecho ha sido de corazón, y desde luego que volvería a hacerlo.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?