Personas con epilepsia exigen que se les reconozca un 33 % de discapacidad

Fecha

Medio

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

La Federación Española de Epilepsia (FEDE) ha exigido hoy el reconocimiento de un 33 por ciento de discapacidad para las personas que padecen esta patología, ya que la legislación les impide desarrollar un importante número de profesiones.

Con motivo de la celebración mañana del Día Mundial de la Epilepsia, esta entidad que representa a asociaciones de todo el territorio nacional, ha denunciado en un comunicado que los 400.000 pacientes diagnosticados en España ven su vida mermada por los recortes, la incomprensión y la falta de información.

Entre un 70 y un 80 por ciento de los epilépticosEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Personas con epilepsia en su lugar. están controlados por fármacos, pero el resto padece una epilepsia refractaria que no responde a la farmacología actual y tiene que convivir con una posible intervención quirúrgica o avances en la investigación para obtener el medicamento que controle sus crisis.
Ello, según FEDE, conlleva una dependencia.

El reconocimiento de la discapacidad compensaría a los afectados e igualaría sus oportunidades de acceso a un trabajo favoreciendo la contratación del colectivo, según la federación.

Otra de sus reivindicaciones es que el protocolo de actuación ante una crisis de epilepsia se incorpore a la formación de primeros auxilios en las profesiones en que se exija.

Según estimaciones de la Sociedad Española de Neurología (SEN), cada año se detectan entre 12.400 y 22.000 nuevos casos.
Esta asociación científica ha puesto de relieve en un comunicado que la epilepsia, sobre todo en el caso de los pacientes resistentes a fármacos, tiene una “importante” repercusión socio-sanitaria, ya que el coste medio anual de estas personas se acerca a los 7.000 euros.

Un estudio elaborado por la SEN señala que el 44 por ciento de estos pacientes no pueden trabajar por su enfermedad, el 37,5 por ciento de las familias ven afectada su economía de forma considerable y un 32,9 por ciento de los afectados necesita un cuidador.

Además, casi un 70 por ciento piensan que su enfermedad les repercute mucho o bastante en su calidad de vida y un 60 por ciento ven o vieron afectado su rendimiento académico.

Las asociaciones coinciden en que a pesar de que la sociedad está cada vez más informada, todavía es una enfermedad que puede estigmatizar y discriminar.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?