Neonatólogos piden invertir en investigación en prematuridad para evitar casos de discapacidad

Fecha

15/11/2022

Medio

Todo Disca

Facebook
Twitter
LinkedIn

Cada 17 de noviembre se conmemora el Día Mundial de la Prematuridad. Y desde la Fundación para el Desarrollo de la Neurología Neonatal (NeNe) han aprovechado para pedir que se invierta y apoye a la investigación en el campo de la Neonatología. En este caso, quieren poner el foco en la prematuridad, para evitar cualquier tipo de discapacidad.

«La investigación científica española y especialmente la biomédica están alcanzando un desarrollo aceptable, pero en campos como la Neonatología, hay un amplio margen de mejora». Así lo ha lamentado en un comunicado el vicepresidente de la Fundación NeNe, Simón Lubián. Además es neonatólogo y jefe del Servicio de Pediatría del Hospital Puerta del Mar de Cádiz.

Por ejemplo, de los 634 proyectos de investigación en salud financiados el año pasado por el Instituto de Salud Carlos III, solo el 9 por ciento (57) pertenecían al Pediatría, y menos del 2 por ciento a Neonatología.

Mientras tanto, en España, en los últimos 20 años se ha incrementado un 200,4 por ciento los nacimientos de grandes prematuros. Se considera gran prematuro a los niños nacidos antes de las 32 semanas de gestación.

El nacimiento prematuro, una de las principales causas de discapacidad

Estos expertos resaltan que los avances en el cuidado ofrecido en las Unidades de Neonatología han conseguido un «considerable aumento» de la supervivencia de estos niños. Sin embargo, el nacimiento prematuro continúa siendo una de las principales causas de discapacidad.

Por tanto, «actualmente el principal reto en el cuidado de los niños prematuros es reducir su tasa de discapacidad futura». Así lo ha apuntado Isabel Benavente, también neonatóloga y patrona de la Fundación NeNe. «Cuidar la salud infantil es la mejor inversión para mejorar la salud de la población general. Para mejorar la salud infantil es imprescindible promover la investigación en Pediatría», ha añadido Lubián.

Además, el vicepresidente ha dejado claro cuál debe ser el objetivo. «La necesidad de invertir y apoyar la investigación se hace aún más urgente neonatos, sobre todo prematuros, en los que la mayoría de los medicamentos administrados carecen de estudios sobre su seguridad y eficacia en esta población».

De los nacidos extremadamente prematuros, entre un 5 y un 15 por ciento tiene secuelas motoras, cognitivas, sensoriales o conductuales. Esto impacta en la calidad de vida del bebé y de toda su familia, pues ese niño tendrá una alta necesidad de apoyo en todos los aspectos de su desarrollo: desde el funcionamiento familiar al empleo.

Para conseguir disminuir la tasa de discapacidad, «es imprescindible conocer en profundidad las alteraciones del desarrollo cerebral que conducen a estas secuelas», ha explicado el vicepresidente de NeNe. «Así, podremos prevenirlas y, en su caso, tratarlas. Esto es, necesitamos investigar el efecto que nacer antes de tiempo tiene sobre el desarrollo cerebral de estos niños», ha añadido al respecto.

¿Para que sirve la investigación en Pediatría?

Esto se demuestra con ejemplos claros. Los expertos destacan que la investigación en Pediatría ha logrado:

  • Prevención de enfermedades con vacunas
  • Reducción de la muerte súbita infantil
  • Curar casos de cáncer infantil
  • Aumentar la supervivencia de los prematuros
  • Prevenir la transmisión del virus del sida de madre a hijo
  • Aumentar la esperanza de vida de los niños con enfermedades crónicas

Por otra parte, Benavente ha recordado que «sin la implicación de las instituciones no se logrará una investigación de excelencia». «Las instituciones son las responsables de realizar las inversiones necesarias y de articular las estrategias para compatibilizar asistencia, investigación y docencia, y deben promover el desarrollo de una carrera profesional que potencie todas estas facetas en currículum del clínico», ha esgrimido la neonatóloga.

Además, considera «imprescindible el aumento de los consorcios de investigación con la industria biomédica». «En España, estos consorcios son prácticamente inexistentes en el ámbito de la neonatología. Eso es debido a que la empresa privada considera esta inversión como de difícil retorno por lo que la inversión de la industria biomédica en España se centra en otros campos de la medicina».

«España necesita una estrategia a corto, medio y largo plazo de inversión en investigación. Y esta estrategia debe tener en cuenta a los recién nacidos. En el periodo neonatal se gestan las bases para una mejor o peor salud futura. Es el momento de la vida con mayor mortalidad y en el que pueden producirse distintas formas de daño cerebral que van a condicionar la calidad de vida del niño hasta la edad adulta, por ello el gasto en investigación perinatal se amortiza con creces», ha concluido Lubián.

Noticia de  Manuel J. Ruiz Berdejo López.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?