Mujeres con discapacidad demandan medidas encaminadas a lograr la plena igualdad y su participación efectiva en la sociedad

Fecha

08/03/2012

Medio

Facebook
Twitter
LinkedIn

Entidades y asociaciones del ámbito de la discapacidad han pedido que en el camino hacia la plena y efectiva igualdad de oportunidades para los dos millones de mujeres con discapacidad que viven en nuestro país, éstas actúen como sujetos de derecho y que se evite dar pasos atrás en materia de igualdad tomando como excusa la actual crisis económica.

La consecución de la verdadera igualdad de oportunidades y la eliminación de todas aquellas barreras que hacen que las mujeres con discapacidad no puedan participar de forma efectiva y plena en la sociedad son el nexo de unión de los manifiestos publicados y las actividades convocadas por diversas asociaciones del ámbito de la discapacidad en este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, que en esta ocasión y con la crisis económica como telón de fondo muestra su preocupación por las medidas que las Administraciones públicas están adoptando.

Como recuerdan la Confederación Española de Organizaciones en favor de las Personas con Discapacidad Intelectual (FEAPS) y la Asociación FEAPS para el Empleo de personas con discapacidad intelectual (AFEM) y contempla la Estrategia Europea sobre Discapacidad 2010-2020 un empleo de calidad asegura la independencia económica, fomenta los logros personales y ofrece una mejor protección frente a la pobreza. Partiendo de esta premisa, diversas organizaciones han querido centrar sus reivindicaciones en este Día Internacional de la Mujer en el ámbito laboral.

FEAPS y AFEM consideran necesario impulsar la incorporación de estas mujeres con discapacidad intelectual o del desarrollo en el mundo laboral. Para ello, reivindican que la citada Estrategia Europea sirva como referencia de las futuras políticas públicas en materia de discapacidad, “con el fin de promover actuaciones específicas que impulsen la incorporación de las mujeres con discapacidad al mercado laboral, en igualdad de condiciones”.

Ambas entidades han querido recordar que la tasa de inactividad laboral de las mujeres con discapacidad se dispara hasta alcanzar niveles próximos al 70%, niveles aún mayores en el caso de la discapacidad intelectual o del desarrollo, y la tasa de paro ronda el 25%, alcanzando el 40% en el caso de mujeres con discapacidad intelectual.

Compromiso empresarial
Centrado también en el ámbito del empleo, el encuentro ‘Mujer y Discapacidad’ organizado en la jornada de ayer por la Fundación ONCE reunió a mujeres trabajadoras con discapacidad que desde su experiencia personal y profesional pusieron sobre la mesa las distintas barreras con las que se encuentran en el mercado laboral y los derechos que reclaman para lograr una verdadera igualdad de oportunidades.

Mujeres que desarrollan su labor en la empresa, el arte, la tecnología o proyectos de autoempleo señalaron como principales barreras encontradas en el camino hasta poder desarrollar su profesión desde la incomprensión de su discapacidad, el miedo por parte del empresario a su diferencia o el rechazo de las administraciones, hasta la sobreprotección de las propias familias.

Las participantes en este encuentro han reclamado su derecho a una vida independiente, a un empleo de calidad con una remuneración digna y sin discriminación, a un trabajo accesible y al acceso a bienes y servicios sin barreras, como informa la Fundación ONCE.

Evitar retrocesos
En la lucha por la plena ciudadanía organizaciones como la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (COCEMFE) y la Confederación Estatal de Mujeres con Discapacidad, en nombre de las más de dos millones de mujeres con discapacidad de nuestro país, han mostrado su preocupación por el retroceso que pueden suponer determinadas medidas adoptadas como posibles soluciones a la actual crisis económicas. COCEMFE y la Confederación Estatal de Mujeres con Discapacidad consideran que esa salida de la crisis no puede realizarse “a costa de frenar los avances que en los últimos años se han alcanzado en materia de igualdad”.

Por este motivo, piden que se mantenga una red de servicios públicos especializados en materia de prevención y tratamiento de casos de violencia de género que tengan en cuenta la realidad de las mujeres con discapacidad; se mantengan los canales de colaboración con las administraciones públicas que permita la puesta en marcha de iniciativas promovidas por las propias mujeres con discapacidad; y se consoliden e impulsen los foros y espacios de participación y colaboración entre las organizaciones de mujeres y las administraciones públicas.

En otros ámbitos las demandas van encaminadas a garantizar la existencia de un sistema sanitario universal, público y gratuito, totalmente accesible; el respeto a la libertad de las mujeres para ejercer sus derechos reproductivos sin intromisiones ajenas de cualquier índole; garantizar un sistema público de pensiones que permita a las mujeres del colectivo poder llevar una vida digna, sin tener que recurrir a modelos privados de gestión; y contar con los recursos necesarios para dar plena efectividad a la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia.

Envejecimiento activo
Las reivindicaciones que el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) ha querido hacer públicas en este Día Internacional de la Mujer conforman un mensaje de reflexión y apoyo a las mujeres mayores, especialmente a las que tienen una discapacidad o a las que son cuidadoras o asistentes de personas con discapacidad o con necesidades intensas de apoyo para su autonomía.

Así, el CERMI reclama que las administraciones públicas, estatales, autonómicas y locales, impulsen acciones positivas a favor de la contratación, permanencia y promoción de las mujeres con discapacidad o cuidadoras mayores de 45 años, a través de incentivos fiscales para empresas o criterios de prioridad en dichas administraciones.

Por otro lado, las políticas sociales dirigidas a la edad avanzada han de tomar en consideración las consecuencias de las situaciones de necesidad de apoyo extenso, la discapacidad y el envejecimiento, prestando atención especial a la dimensión del género como factor relevante de desigualdad, en opinión del CERMI. Además es preciso asegurar una protección social adecuada que ponga fin a las múltiples discriminaciones sufridas a lo largo de toda una vida.

La autonomía personal y la integración en el entorno social configuran otro ámbito en el que el CERMI pide que las políticas de envejecimiento activo ofrezcan aprendizajes novedosos y útiles para las mujeres mayores con discapacidad, como su alfabetización digital y uso de tecnologías accesibles que favorezcan su autonomía personal en sus entornos comunitarios. Dada la importancia de las redes sociales en la vejez y la mayor esperanza de vida femenina, el CERMI considera preciso garantizar modelos de apoyo adecuados para las mujeres mayores con discapacidad que les ayuden a afrontar mejor las pérdidas de sus parejas y familiares.

La presencia en los foros en los que se adoptan decisiones que puede afectar directamente a las personas mayores con discapacidad es el objetivo de otra de las reivindicaciones del CERMI, que considera que se debe garantizar la participación política de las mujeres mayores con discapacidad en sus organizaciones representativas, velando por su igualdad de oportunidades y no discriminación por razón de su sexo y edad.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?