«Me encantan las historias que demuestran las ganas de comerse la vida a bocados»

Fecha

14/01/2022

Medio

El Norte de Castilla

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn

El programa ‘De seda y hierro’, disponible en RTVE Play, cuenta historias reales narradas en primera persona relacionadas con el mundo de discapacidad.

‘De seda y hierro’ cuenta historias reales del mundo de la discapacidad y la dependencia. María García Gómez-Recuero (Madrid, 44 años), dirige este programa de La 2 que desde 2019 se ha venido emitiendo los domingos y cuyas tres temporadas (ahora acaban de comenzar el rodaje de la cuarta) están disponibles en RTVE Play. El espacio refleja el día a día de las personas con discapacidad, sus vivencias y emociones, pero sin olvidar un mensaje de normalización.

-¿Cuándo y cómo surgió ‘De seda y hierro’?

-Hace tres años, una compañera y yo presentamos un proyecto que no tenía nada que ver con este. El entonces director de La 2 nos dijo que estaría dispuesto a escucharnos y hacernos un hueco en su parrilla si pensábamos algo relacionado con la discapacidad y en un formato diferente. Y bueno, nos pusimos a pensar en el programa que nos gustaría hacer. Sabíamos que queríamos un formato documental, que grabaríamos con dos cámaras o también una estética muy cuidada… Teníamos varias cosas claras, que grabaríamos historias reales protagonizadas con personas con discapacidad y que hablaran en primera persona para hacer una labor de sensibilización que hacía falta en la televisión.

-¿Cómo resumiría el argumento del programa?

-Queremos una mirada vitalista, que se pueden contar historias de personas con discapacidad sin hablar de ‘ellos’ y ‘nosotros’, sino de todos nosotros. Los componentes son esos, mandar un mensaje de normalización e inclusión, con historias reales narradas en primera persona.

-¿Qué es lo que más demandan los protagonistas del programa?

-No ser tratados como héroes. Que se reconozcan sus valores auténticos o cuando hagan algo excepcional, pero no cuando no toca. Demandan una mirada sin paternalismo y que el lenguaje se utilice con propiedad. Que no hablemos de discapacitadosEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Personas con discapacidad en su lugar., sino de personas con discapacidad. Una persona no es su enfermedad o su situación y por eso queremos darles voz.

Protagonistas

«Las personas con discapacidad no quieren ser tratados como héroes, sólo que se reconozcan sus valores auténticos»

-¿Cree que como sociedad estamos respondiendo a lo que piden?

-Durante mucho tiempo la sociedad ha tendido a invisibilizarlos. A veces hace falta hacer pedagogía y necesitamos formatos que sean más didácticos. Programas como este pueden hacer mucho desde su humilde contribución. Mucha gente nos escribe con que les ha encantado o que nunca se habían parado a pensar lo importante que es el uso del lenguaje o que son más conscientes de los derechos de todos ellos.

-¿Cree que se necesitaría la inocencia de un niño para ir por un buen camino?

-Unas veces buscamos historias de personas y otras veces nos fijamos por ejemplo en cómo se siente el hermano que no tiene discapacidad respecto al que sí la tiene. Hicimos un capítulo en ese sentido, ‘Cómplices’. Nos pareció muy bonito ver esos vínculos de hermanos. Pero también hablamos de sus padres, de los profesores que tienen en el colegio, del personal sanitario al que acuden. Todas esas miradas están presentes.

-Además de la fuerza de las historias, ponen mucho énfasis en cómo lo cuentan, en la estética del programa.

-Estoy orgullosa de la factura estética. Es un programa muy bonito por lo que se dice, pero también cómo se dice. Tenemos una directora de fotografía maravillosa, con mucha sensibilidad y que valora mucho la luz natural. Intervenimos muy poco y no tendemos a crear decorados. Intentamos reflejar la intimidad de los protagonistas, crear historias muy de cerca. La música es otro componente que nos ayuda a conectar con la audiencia. Muchas veces nos lo agradecen.

-¿Cómo es la experiencia de dirigir este programa?

-Me siento muy orgullosa de lo que hacemos. Cada vez que he conocido a algún protagonista me dan las gracias porque se han visto muy representados o porque nunca los habían escuchado tanto. Nos han dado muchos premios y cuando ves que las personas del jurado reconocen tu programa sientes que estás cumpliendo con los objetivos.

Experiencia

«He aprendido mucho, me he reído y también he llorado mucho. Esta gente tan fantástica está deseando ser escuchada»

-¿Qué siente al poder estar tan cerca de todas estas historias?

-He aprendido mucho, me he reído y también he llorado mucho. Trabajamos con gente fantástica que están deseando ser escuchadas. Es un programa muy vivo, si eres una persona sensible y te mueve tu trabajo, pues lo disfrutas. Me siento muy afortunada porque me llevo grandes aprendizajes a casa, mucha gente a la que admiro, pero sobre todo gente que me ha abierto los ojos. Es un regalazo.

-¿Con qué historia se queda?

-Es muy complicado elegir una. Me encantan las historias que demuestran tantas ganas de vivir, de comerse la vida a bocados. Eso lo he sentido con varios protagonistas, como Jorge Morillo que ha protagonizado el capítulo dedicado a la ELA. Nos decían cosas tan increíbles, y es que son personas que no se rinden. ¿Cómo lo afrontarías sabiendo que está cerca el final de tu vida? Esta gente que todavía tiene la fortaleza de empujarte y decirte «animo». Me parece impresionante y es imposible que no te marque.

-¿Cuál es la historia que más ha sorprendido a los espectadores?

-Al final la audiencia es solo un detalle más. Uno de los programas que más espectadores tuvo fue ‘Maneras de vivir’. Lo grabamos en Vitoria y habla de personas mayores que no paran y que siguen con más marcha que nunca. ¿Por qué ha sido el más visto de la temporada? No hay dramatismos y es un programa que merece la pena ver y que te deja muy buen sabor de boca. Aunque no a todos les gusta, otros prefieren las historias de personas y algunos prefieren que se hable de un concepto. Al final son gustos.

-¿Cómo es la implicación de los protagonistas en el programa?

-Impresionante. Nosotros no contamos su historia, en realidad la cuentan ellos mismos. Nuestro trabajo es muy importante en la preproducción. Hablamos con ellos para ver qué es para ellos lo más importante y cómo quieren que se diga. Ellos están al mando en muchos sentidos.

-¿Hacen falta más programas que ayuden a visibilizar los asuntos sociales?

Sí, estos temas tendrían que estar más representados en la televisión y hace falta que hagan un esfuerzo.

-En nombre de los protagonistas, ¿qué mensaje mandaría a la sociedad española y también a nuestros políticos?

A la clase política les diría que los asuntos sociales necesitan otra mirada y necesitan muchas ayudas. Las personas con discapacidad y dependientes tienen muchas necesidades que el Estado no es capaz de cubrir. Creo que la sociedad tiene que prestar más atención a los cuidados, que no escondamos esa parte y que todos rememos en esa dirección.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?