Los trabajadores sociales urgen a “poner el acento” en la autonomía de las personas y “evaluar” la Ley de Dependencia

Fecha

25/04/2021

Medio

Servimedia

Facebook
Twitter
LinkedIn

El Consejo General del Trabajo Social considera esencial “poner el acento y el foco” en “fortalecer” la promoción de la autonomía de las personas con discapacidad y urge a “evaluar el impacto” de la Ley de Dependencia.

Así lo reclamó la presidenta del Consejo General del Trabajo Social, Emiliana Vicente, en una entrevista concedida a Servimedia en la que subrayó que la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia nació en 2006 avalada por un “amplísimo consenso”, si bien criticó su “desarrollo muy desigual”.

Tras puntualizar que en España “es muy fácil legislar, pero resulta bastante más difícil hacer cumplir lo que se legisla”, insistió en que, a pesar de que “nació en ese contexto y en ese escenario que pudiera hacer parecer que sería fácil”, se ha producido un desarrollo “muy diferente y tremendamente diferente según los territorios a partir de una ley única”.

Por ello, entre otras razones, animó a realizar una “evaluación de impacto” y a hacer “un parón para ver qué ha pasado con esto”. “Como medida de política social es verdaderamente necesaria e interesante en este país”, admitió, preguntándose, no obstante, “por qué será que la hemos llamado Ley de Dependencia y que nos hemos dejado la otra parte de atención a las situaciones de autonomía personal”.

“Creo que es el momento de que tengamos que poner el acento, la mirada y el objetivo sobre la autonomía de las personas”, sentenció, convencida de la necesidad de “repensar” el actual modelo de cuidados de larga duración.

EUROPA

A este respecto, consideró “necesario” sopesar la idoneidad de “abandonar el formato de macro centros” para abordar este tipo de cuidados y aseguró que, en este ámbito, Europa “está avanzada en iniciativas, medidas, fórmulas de gestión y modelos integrados de servicios y de intervenciones profesionales más parecidos al entorno en el que viven las personas”.

“Y, además, con recursos, proyectos y servicios que estén vinculados a su entorno de lo cotidiano y para que esa relación sea lo más próxima a cómo las personas mayores y aquellas con falta de autonomía viven en sus domicilios”, abundó, al tiempo que abogó por la promoción de los servicios de proximidad para prestar la mejor atención a esta población vulnerable.

“Estamos en un momento de reconducir esta situación y permitir que los servicios y los proyectos que pongamos en marcha sean de proximidad, de cercanía con las personas”, agregó, convencida de la importancia de encontrar la “complicidad y el engranaje” entre administración pública, entidades del tercer sector e iniciativa privada para llevarlo a cabo.

La responsable del Consejo General del Trabajo Social defendió que, desde un punto de vista económico, resulta “mucho menos costoso” favorecer que las personas vivan “el mayor tiempo y lo más felizmente posible en sus domicilios”. “A cualquiera nos gustaría vivir el mayor tiempo posible en nuestro entorno, con nuestra comunidad, con nuestros vecinos, con nuestros colegas, con nuestras familias”, agregó.

Y ese “reto” pasa, a su entender, por abordar la mejora de la accesibilidad y permitir a todas las personas permanecer en su domicilio particular “con todas las garantías, servicios e intervenciones profesionales bien articuladas” e impulsando, a su vez, “otros modelos de vivienda y otro tipo de posibilidades para poder envejecer en mejores condiciones”.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?