Los quince [Unión Europea], de acuerdo sobre medidas contra la discriminación

Fecha

13/03/2000

Medio

EFE - Bruselas

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Los ministros de Trabajo y Asuntos Sociales de la Unión Europea (UE) llegaron hoy, lunes, a un principio de acuerdo sobre un conjunto de medidas para acabar con la discriminación por motivos de sexo o raza, entre otros, dentro y fuera del lugar de trabajo.
La comisaria europea responsable de esta cartera, Anna Diamantopoulou, se declaró satisfecha por el apoyo de "todos los estados miembros" a sus propuestas y subrayó que ahora lo importante es que las posibles divergencias en cuestiones puntuales no retrasen su tramitación.
Las medidas de la Comisión se basan en el nuevo artículo 13 del Tratado de Amsterdam, que otorga a la UE competencias específicas en la lucha contra la discriminación.
Son concretamente dos propuestas de directiva y un plan de acción cuyo objetivo es "favorecer la integración social y, en particular, el acceso al mercado de trabajo de las personas susceptibles de discriminación", precisaron fuentes del Consejo.
Una de las directivas garantizaría la igualdad de trato de las personas en materia de empleo y de trabajo, sea cual sea su raza, origen étnico, orientación sexual, religión, convicciones, discapacidad o edad.
La segunda prohibiría la discriminación por motivos de raza u origen étnico en el ámbito del empleo y en cualquier otro, como por ejemplo en la educación, la protección social o el acceso a bienes y servicios, mientras el programa de acción incluye una serie de iniciativas para el periodo 2001-2006 que apoyan y completan ambas directivas.
Se deja un amplio margen de maniobra a los estados miembros para que, si lo desean, puedan ir más allá y endurecer las mínimas exigencias incluidas en los textos.
Diamantopoulou insistió ante el Consejo en que es necesario acelerar las negociaciones con el fin de convertir el principio de acuerdo en un compromiso definitivo en la reunión del Consejo de Trabajo y Asuntos Sociales, prevista para junio.
En términos similares se pronunció la ministra belga de Trabajo, Laurette Onkelinx, quien destacó que "no hubo ninguna voz contraria" a las propuestas de la Comisión y sí un interés manifiesto y claro en que se adopten cuanto antes.
Onkelinx no quiso pronunciarse en torno a si esta urgencia se debe a la situación política de Austria, tras la polémica por la participación en el Gobierno de la extrema derecha, y se limitó a afirmar que en la reunión de hoy ha quedado clara la voluntad unánime para que se adopten en este semestre.

Quizás te interese:

Premio Buenas Prácticas 2021

Desde la Asociación Lectura Fácil convocamos una nueva edición del Premio Buenas Prácticas de Lectura Fácil (Bases de los Premios). Queremos premiar iniciativas de diferentes

Seguir leyendo

¿Quieres recibir noticias en tu email?