Los familiares de un enfermo de esclerosis múltiple tienen un 5 por ciento de riesgo de padecer esta dolencia

Fecha

26/05/2000

Medio

EUROPA PRESS - Cataluña

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Los familiares de un enfermo de esclerosis múltiple tienen un 5 por ciento de riesgo aproximado de padecer esta misma enfermedad, según explicaron hoy expertos neurólogos reunidos en Barcelona para evaluar las características clínicas de una variante de esta enfermedad, la esclerosis múltiple primariamente progresiva (EMPP).

Esta variante afecta entre un 10 y un 20 por ciento de los pacientes y, a diferencia de la clásica evolución en forma de brotes de la esclerosis múltiple más habitual, la EMPP provoca una degeneración lenta y progresiva. En España, este tipo de enfermedad afecta a "entre 3.500 y 7.000 personas", explicó el responsable de la Unidad de EM de Vall d'Hebron, Javier Montalban.

En este centro se desarrolla desde hace meses uno de los primeros estudios que analiza en 72 pacientes la eficacia de un fármaco contra la EMPP, ya que hasta ahora esta variante de la enfermedad no tiene ningún tratamiento, y "lo único que podemos hacer es cuidar los síntomas y hacer con los pacientes mucha rehabilitación para mejorar su calidad de vida en la medida de lo posible", aseguró Montalban.

Además del estudio de Vall d'Hebron, se evalúan paralelamente otros dos fármacos en un centro de Londres y otro en Estados Unidos, pero no se conocen todavía los datos de eficacia de estos compuestos. "Lo que sabemos hasta el momento", explicó Montalban, "es que son fármacos seguros y bien tolerados".

Mientras que la EM afecta mayoritariamente a las mujeres, con un ratio de 2 pacientes femeninas por cada hombre afectado, en la EMPP presenta una proporción similar. Se diferencia también porque los primeros síntomas son más tardíos, entre los 30 y 35 años, mientras que en la EM se manifiestan sobre los 25 años.

La causa de la enfermedad es en todos los casos desconocida, aunque se sabe que presenta "un cierto componente genético, pero no se puede decir que sea una enfermedad hereditaria", aseguró Montalban. El experto indicó que "en los casos de mayor parentesco, el de los gemelos univitelinos, el riesgo para uno de padecer la enfermedad es del 30 por ciento si el otro la sufre".

El factor ambiental, por lo tanto, es decisivo en el desarrollo de la enfermedad, y "es probable que en personas que poseen una predisposición genética a adquirirla y encuentran un factor ambiental o geográfico que la activa", aseguraron los expertos. Los síntomas principales de esta enfermedad son la debilidad en las extremidades inferiores, la disminución, en algunos casos, de la agudeza visual, y el trastorno progresivo de las funciones cognitivas.

Los expertos quisieron destacar que, a pesar de que se trata de una enfermedad crónica y que los fármacos sólo consiguen beneficios que rondan el 30 por ciento, no todos los enfermos evolucionan según el mismo patrón, y hay "entre un 25 y un 30 por ciento de los casos que padecen una EM benigna, en los que la discapacidad que se llega a desarrollar es muy lenta y muy leve", aseguraron.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?