Los centros públicos cántabros no usarán sujeciones con enfermos de alzheimer

Fecha

17/10/2014

Medio

Facebook
Twitter
LinkedIn

Los centros públicos de atención a la dependencia de Cantabria van a ser los primeros del país en no utilizar sujeciones físicas o farmacológicas a la hora de atender y cuidar a las personas mayores dependientes y con la enfermedad de alzheimer.

“Desatar al ancianoEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Persona mayor en su lugar. y al enfermo de alzheimer” es el eslogan de un proyecto que hasta ahora solo ha puesto en marcha centros de atención privados -unos cuarenta en España- y que dirige desde su creación en 2003 el médico del Hospital Gregorio Marañón, Antonio Andrés Burgueño.

La directora del Instituto Cántabro de Servicios Sociales, Isabel Urrutia, ha presentado hoy el inicio, este lunes, día 20, del proyecto en los centros públicos de dependencia de Santander y Laredo, que ha insistido en que serán los primeros de la red pública de España en no usar las sujeciones para sus pacientes.

Urrutia ha reconocido que esta atención implica cambios en la cultura de trabajo de los profesionales y la actitud de las familias, así como formación, modificaciones ambientales, organizativas y de equipamiento, para garantizar un entorno más seguro a los usuarios, especialmente a los que padecen deterioro cognitivo.

También ha asegurado que habrá que pedir un esfuerzo de las familias, que también deberán conocer en todo momento la evolución de estas actuaciones.

Burgueño ha recordado que el proyecto se puso en marcha tras constatar que España era el país que más recurría a las sujeciones en la atención a ancianosEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Personas mayores en su lugar. y enfermos de alzheimer y, aunque ha indicado que aún continúa en ese puesto, ha dicho que “se ha avanzado mucho” en los centros de titularidad privada -con unos 40 usando esta nueva atención-.

El médico ha asegurado que el mayor uso de sujeciones en España se debe a un aspecto cultural y a la “superprotección” con que se tiende a tratar a las personas dependientes.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?