Las mujeres realizan el 76,2% del trabajo de cuidados no remunerado, según la OIT

Fecha

29/11/2018

Medio

Facebook
Twitter
LinkedIn

Las mujeres realizan el 76,2% de todo el trabajo de cuidados no remunerado a nivel mundial, dedicándole 3,2 veces más tiempo que los hombres, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Así lo recoge la OIT en el informe `El trabajo de cuidados y los trabajadores del cuidado para un futuro con trabajo decente’ publicado este jueves, en el que subraya que “el trabajo de cuidados no remunerado realiza una contribución importante a las economías de los países, así como al bienestar individual y de la sociedad”.

Según la organización, “las cuidadoras y cuidadores no remunerados satisfacen la gran mayoría de las necesidades de cuidado en todo el mundo. Sin embargo, su trabajo de cuidados no remunerado sigue siendo mayormente invisible y no reconocido, y no se tiene en cuenta en la toma de decisiones”.

Las estimaciones basadas en datos de encuestas sobre uso del tiempo llevadas a cabo en 64 países (que representan el 66,9% de la población mundial en edad de trabajar) muestran que cada día se dedican 16.400 millones de horas al trabajo de cuidados no remunerado. Esto corresponde a 2.000 millones de personas trabajando ocho horas al día sin recibir una remuneración a cambio.

Si estos servicios se valoraran sobre la base de un salario mínimo horario, representarían el 9% del PIB mundial, lo que corresponde a 11 billones de dólares de los Estados Unidos (correspondientes a la paridad del poder adquisitivo en 2011).

La mayor parte del trabajo de cuidados no remunerado consiste en tareas domésticas (el 81,8%), seguido del cuidado personal directo (el 13%) y del trabajo voluntario (el 5,2%).

A escala mundial, sin excepción, las mujeres realizan las tres cuartas partes del trabajo de cuidados no remunerado, a saber, el 76,2% del total de horas dedicadas al mismo.

Ningún país del mundo registra, según la OIT, una prestación de cuidados no remunerada igualitaria entre hombres y mujeres. Las mujeres dedican en promedio 3,2 veces más tiempo que los hombres a la prestación de cuidados no remunerada (4 horas y 25 minutos al día frente a 1 hora y 23 minutos en el caso de los hombres).

A lo largo de un año, esto representa un total de 201 días de trabajo (sobre una base de ocho horas diarias) para las mujeres en comparación con 63 días de trabajo para los hombres.

En todas las regiones, las mujeres dedican más tiempo al trabajo de cuidados no remunerado que sus homólogos masculinos, desde 1,7 veces más en las Américas hasta 4,7 veces más en los Estados árabes.

La OIE alertó de que “el trabajo de cuidados no remunerado constituye el principal obstáculo para la participación de las mujeres en los mercados de trabajo, en tanto que la distribución más igualitaria del trabajo de cuidados no remunerado entre hombres y mujeres se asocia a niveles más elevados de participación laboral femenina”.

A escala mundial, el principal motivo indicado por las mujeres en edad de trabajar para estar fuera de la fuerza de trabajo es el trabajo de cuidados no remunerado.

En 2018, 606 millones de mujeres en edad de trabajar han señalado que no están disponibles para trabajar o que no están buscando un empleo debido al trabajo de cuidados no remunerado, mientras que solo 41 millones de hombres están inactivos por la misma razón.

Estos 647 millones de cuidadoras y cuidadores no remunerados a tiempo completo representan el mayor grupo de participantes potenciales en el mercado de trabajo en todo el mundo, entre los cuales las madres de niños pequeños están sobrerrepresentadas.

Las cuidadoras no remuneradas a tiempo completo constituyen el 41,6% de los 1.400 millones de mujeres inactivas en todo el mundo, en comparación con tan solo el 5,8% de los 706 millones de hombres inactivos.

CAMBIOS EN LA FAMILIA

Por otra parte, la OIT señaló que los cambios en las estructuras familiares, los índices más elevados de dependencia de los cuidados y las necesidades de cuidado en continua evolución, unidos al incremento de la tasa de empleo de las mujeres en ciertos países, “han reducido la disponibilidad de la prestación de cuidados no remunerada y han conducido al aumento de la demanda de trabajo de cuidados remunerado”.

En 2015, había 2.100 millones de personas necesitadas de cuidados (1.900 millones de niñas y niños menores de 15 años de edad, de los cuales 800 millones eran menores de 6 años, y 200 millones de personas mayores que habían alcanzado o superado la esperanza de vida saludable).

De aquí a 2030, se prevé que el número de beneficiarios de cuidados ascenderá a 2.300 millones, es decir, 100 millones más de personas mayores y 100 millones más de niñas y niños de edades comprendidas entre los 6 y los 14 años.

PERSONAS CON DISCACIDAD

El informe indica que entre 110 y 190 millones de personas con discapacidad podrían necesitar cuidados o asistencia durante toda su vida. Desde la OIT señalaron que también ha aumentado la demanda de trabajo de cuidados tanto remunerado como no remunerado prestado en el hogar para las personas con discapacidad.

Además, explicaron que los hogares se han hecho más pequeños y el papel tradicional de la familia ampliada se ha reducido considerablemente. En 2018, las familias nucleares representan el porcentaje más alto de la población mundial en edad de trabajar, a saber, el 43,5% o 2.400 millones de personas.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?