La última promesa contra el alzhéimer: Eli Lilly dice que su fármaco frena la enfermedad en etapas tempranas

Fecha

03/05/2023

Medio

ABC

Facebook
Twitter
LinkedIn

Un medicamento experimental para el alzhéimer redujo la disminución en la capacidad de los pacientes para pensar con claridad y realizar tareas diarias en más de un tercio en un ensayo clínico grande, informó este miércoles Eli Lilly. Sin embargo, los resultados todavía no se han publicado en una revista científica.

Con base en los resultados, en personas con enfermedad de Alzheimer sintomática temprana, Lilly dijo que planea solicitar la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU., (FDA, por sus siglas en inglés) para fines de junio.

El medicamento, donanemab, actúa eliminando la acumulación de placa en el cerebro conocida como amiloide, que es un sello distintivo de la enfermedad de Alzheimer.

No obstante, se informaron algunos efectos secundarios: hubo tres muertes en el ensayo entre las personas que tomaban el medicamento, dos de las cuales se atribuyeron a eventos adversos como inflamación cerebral o microhemorragias.

El ensayo se llevó a cabo en más de 1.700 pacientes durante 18 meses.

«Para cada medicamento, para cada enfermedad, existen riesgos y beneficios potenciales», dijo el director científico y médico de Lilly, Daniel Skovronsky. Pero apuntó que casi la mitad de los participantes que tomaban el fármaco, el 47 %, no mostró una disminución en una medida clave de la cognición en el transcurso de un año, en comparación con el 29 % de las personas que tomaron un placebo.

Para Tara Spires-Jones, jefa de grupo del Instituto de Investigación de la Demencia del Reino Unido y presidenta de la Asociación Británica de Neurociencia, el comunicado de prensa de Eli Lilly parece muy prometedor. En declaraciones a Science Media Centre asegura que «aunque los datos completos no se han compartido con la comunidad científica, por lo que aún no podemos juzgar su solidez, la empresa informa de que su fármaco donanemab ralentiza el deterioro en personas con enfermedad de Alzheimer incipiente. Los efectos son muy similares a los de otros ensayos recientes con fármacos que actúan sobre la misma diana, y muestran una notable coherencia en la capacidad de ralentizar el deterioro cognitivo en la enfermedad de Alzheimer temprana en torno al 30-35% con fármacos que reducen los niveles de amiloide».

La investigadora destaca además que es importante señalar que el tratamiento tuvo efectos secundarios graves poco frecuentes, como inflamación cerebral y pequeños derrames cerebrales que parecen haber contribuido a la muerte de tres de los participantes en el ensayo. «Los reguladores tendrán que decidir si los beneficios del tratamiento compensan estos riesgos».

Volumen cerebral

Ahora bien, además de las dos muertes asociadas al tratamiento, los investigadores también están preocupados por otro efecto secundario: aceleran la pérdida total del volumen cerebral.

En un artículo reciente publicado en la revista «Neurology» se advertía que los pacientes que reciben lecanemab, otro medicamento similar fabricado por Eisai, y otros fármacos similares para el tratamiento de la enfermedad Alzheimer causaban una reducción del encéfalo que podría tener consecuencias desconocidas y potencialmente peligrosas.

Aunque es cierto que la propia enfermedad de Alzheimer hace que el cerebro se encoja a medida que avanza la enfermedad, los investigadores encontraron que ambos tipos de medicamentos generalmente causaron que los participantes de los ensayos clínicos perdieran más volumen cerebral que lo que se observó en los pacientes de alzhéimer que recibieron un placebo.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?