La oposición, excepto CiU y CC, rechazará el decreto de reforma que se debate mañana [15/3/2001] en el Congreso

Fecha

14/03/2001

Medio

EUROPA PRESS

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Todos los Grupos parlamentarios que forman la oposición en el
Congreso de los Diputados, excepto los de CiU y CC, -es decir, PSOE,
IU, PNV y Mixto- expresarán mañana su rechazo al Real Decreto-Ley de
reforma laboral aprobado por el Gobierno el pasado 2 de marzo,
durante su debate de convalidación en el Pleno de la Cámara,
informaron a Europa Press en fuentes parlamentarias. No obstante, el
PNV a última hora de la tarde de hoy todavía no tenía decidido si se
opondría a la convalidación del decreto o se limitaría a abstenerse.

El Consejo de Ministros aprobó el pasado 2 de marzo un Real
Decreto-Ley para reformar el mercado de trabajo que establecía una
indemnización de 8 días por año trabajado para los contratos
temporales y extendía la indemnización de 33 días por año trabajado a
nuevos colectivos como los jóvenes entre 16 y 30 años; mujeres
desempleadas, en el caso de profesiones con menor índice de empleo
femenino; parados mayores de 45 años que lleven más de seis meses
inscritos como demandantes de empleo; y minusválidosEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Personas con discapacidad en su lugar..

Por parte del PSOE, su responsable económico, Jordi Sevilla,
justificó su oposición a la convalidación del Decreto alegando que no
aborda ninguno de los problemas esenciales del mercado de trabajo,
que no tiene ninguna medida eficaz para reducir la temporalidad, que
incrementa la precariedad de los contratos a tiempo parcial y que,
sobre todo, introduce una discriminación muy fuerte entre las
mujeres, "que, básicamente, sólo van a poder ser contratadas con
menores derechos laborales al tener un coste de despido más bajo que
el de los hombres".

Los socialistas creen que se trata de una reforma "a medias, según
el propio Gobierno ha anunciado, lo cual introduce inseguridad
jurídica".

Además, Sevilla argumentará mañana que la reforma recoge el 90 por
ciento de las demandas de los empresarios y no el 90 por ciento del
acuerdo al que habían llegado entre las partes, "como el propio
Gobierno dice".

Asimismo, considera que si los acuerdos sociales fueron
presentados en su momento por el Gobierno del PP como un activo, en
la pasada Legislatura y en el discurso de investidura de la actual,
el fracaso de ahora debe apuntarse a su "pasivo, sobre todo cuando ha
contribuido de manera 'activa' a esta frustración, mediante
intervenciones públicas y privadas siempre a favor de una de las
partes en negociación".

"Con su mayoría absoluta, los acuerdos con los sindicatos y el
diálogo social ya no les parece tan importante y manifiesta su mayor
identificación con las tesis empresariales. Y lo hacen, además,
enmascarando con nuevos llamamientos a seguir dialogando", explicó.

PNV: REFORMA MUY PARCIAL.

Por parte del PNV, Pedro Azpiazu apuntó a Europa Press que el
Decreto no le gusta "nada", empezando por el propio instrumento
legislativo elegido (el decreto-ley) para llevarla a cabo.

Además, mañana criticará una reforma que los nacionalistas vascos
consideran "parcial y no en serio", y en la que no se ha dado juego a
los agentes sociales y se ha aplicado una mayoría absoluta para
beneficiar más "a unos que a otros".

Desde el Grupo Mixto (BNG, PA, ERC, IC-V, EA y CHA) expondrán
similares argumentos para rechazar la convalidación del decreto-ley.
Así, por ejemplo, el BNG insistirá en que la reforma, lejos de
promover la estabilidad en el empleo, fomentará lo contrario, así
como en que la propuesta del Gobierno defiende "claramente" los
intereses de la patronal, explicaron a Europa Press en fuentes del
Bloque.

APOYO DE PP, CiU Y CC.

Frente a estas posturas, el Grupo Popular insistirá en la bondad
de la reforma, propondrá su tramitación como proyecto de ley para
incluir las propuestas que puedan hacer el resto de Grupos
parlamentarios y animará a los agentes sociales a seguir negociando
para añadir también al proyecto futuros acuerdos.

Sin embargo, como ya matizó en su momento el portavoz de Economía
de los populares, Vicente Martínez-Pujalte, sólo aceptarán las
propuestas que "profundicen" en los pasos que "en muy buena
dirección" se dan con el decreto ley y no signifiquen una marcha
atrás. Es decir, añadió, siempre que se amplíe lo relativo a la
creación de empleo, al fomento del empleo estable, a la penalización
de la temporalidad y a la bonificación de los colectivos más
desfavorecidos, como mujeres o parados de larga duración.

Los apoyos del partido mayoritario serán CiU y CC, Grupos
parlamentarios que, sin embargo, insistirán en la necesidad de
perfeccionar el decreto en el trámite parlamentario.

Así, Carles Campuzano (CiU) explicó a Europa Press que su
formación lamenta que el Gobierno haya tenido que legislar al
fracasar el diálogo entre los agentes sociales.

A pesar de todo, aclaró que esta situación permitirá que, desde el
Parlamento, se pueda dar un impulso a la negociación entre sindicatos
y empresarios así como mejorar las "lagunas detectadas en el
decreto".

"Es decir -añadió- apoyo al Gobierno con voluntad de profundizar
en determinados aspectos, fomentando el diálogo social y favoreciendo
el acercamiento entre los agentes sociales y no decisiones que lleven
al alejamiento".

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?