La OMS clasifica la adiccion a los videojuegos como trastorno mental

Fecha

29/11/2018

Medio

Facebook
Twitter
LinkedIn

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha incluido la adicción a los videojuegos en su apartado de trastornos mentales, según destacaron este miércoles los expertos en las III Jornadas de Adicciones Comportamentales y Patología Dual organizadas en Madrid por la Sociedad Española de Patología Dual (SEPD).

En declaraciones a Servimedia, el presidente de la Fundación Patología Dual y jefe de servicio de Salud Mental Retiro del Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid, el doctor Néstor Szerman, destacó que para sufrir una adicción hace falta tener una vulnerabilidad previa.

“Como ocurre con todos los trastornos mentales, estas adicciones a los videojuegos comienzan muy pronto en la vida de una persona, ya que un cerebro aún no desarrollado es más vulnerable porque no se elige una adicción sino que se tiene cierta predisposición genética y neurobiológica para desarrollar conductas compulsivas o adictivas”, puntualizó este experto.

Al igual que las adicciones a sustancias, las adicciones comportamentales comienzan muy pronto en la vida de una persona vulnerable. Recientemente, la encuesta `Estudes 2017′, del Plan Nacional sobre Drogas, reveló una evolución al alza del uso compulsivo de Internet hasta el 21%, entre los estudiantes de 14 a 18 años, lo que supone un 4,6% más que en la anterior edición de Estudes.

Por su parte, el doctor Francisco Ferre, vocal de Adicciones Comportamentales de la SEPD y jefe de servicio de Psiquiatría del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, manifestó que depresión, ansiedad, dependencia del alcohol, trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) son los trastornos mentales más asociadas a las adicciones comportamentales.

Asimismo, señaló que una adicción con sustancia y una adicción comportamental “siguen los mismos mecanismos cerebrales y conductuales en cuanto al abuso, la tolerancia, la dependencia y la abstinencia” y que “en ambos casos el consumo se vuelve patológico cuando hay consecuencias negativas a nivel social, económico, familiar, legal y físico”.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?