La mitad de pacientes con trastorno bipolar, unos 160.000 en Andalucía, sufre discapacidad laboral, social o familiar

Fecha

Medio

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

La mitad de los pacientes con trastorno bipolar (TB) –unas 160.000 personas en Andalucía– sufre algún tipo de discapacidad familiar, laboral o social. Los factores que más se asocian a la incapacidad para desarrollar una actividad normalizada en los pacientes que padecen esta patología son una mayor tasa de hospitalizaciones por episodios psiquiátricos, una sintomatología depresiva generalizada y tener menor nivel educativo.

Esta ha sido una de las principales conclusiones del III Curso Docente del Grupo de Estudio del Trastorno Bipolar en Andalucía (Getba), celebrado recientemente en Antequera (Málaga), al que han asistido unos 50 profesionales de salud mental, en colaboración con Lundbeck España.

En un comunicado, se indica que durante las jornadas se han realizado talleres sobre cómo abordar el consumo de sustancias –en especial la dependencia alcohólica–, prevenir las conductas suicidas y abordar la enfermedad en la infancia y adolescencia. Asimismo, se ha iniciado una línea de investigación cualitativa para conocer cómo es la atención que reciben los pacientes en Andalucía y cuáles son las principales dificultades y problemas que tienen para poder llevar una vida normalizada.

El grupo Getba está formado por una treintena de psiquiatras andaluces que tienen como finalidad mejorar la salud mental y la calidad de vida de los pacientes diagnosticados de trastorno bipolar. Para ello, quiere mejorar la formación de los psiquiatras andaluces mediante la organización de jornadas científicas, fomentar la investigación clínica en los hospitales en los que trabajan, establecer una estrecha colaboración con las asociaciones de pacientes y familiares y ser un agente de referencia con los medios de comunicación para mejorar la visibilidad y disminuir el estigma de los pacientes que padecen esta enfermedad.

El grupo inició su andadura en mayo de 2012 y este mismo año ha puesto en marcha su página web (www.getba.es). Como explica su presidente, el doctor Luis Gutiérrez Rojas, psiquiatra del Hospital Clínico Universitario San Cecilio de Granada, Getba “es el primer grupo que estudia el TB de forma específica en una comunidad autónoma. Hay numerosos grupos de investigación sobre el TB ligados a Hospitales y Universidades pero Getba es un grupo de psiquiatras clínicos que pretenden mejorar su conocimiento sobre la enfermedad y la atención clínica que reciben los pacientes”.

30 DE MARZO, DIA MUNDIAL DEL TRASTORNO BIPOLAR

Coincidiendo con la fecha de nacimiento del pintor Vincent Van Gogh, diversas organizaciones internacionales –Red Asiática de Trastorno Bipolar (ANBD), Fundación Internacional Bipolar (IBPF) y Sociedad Internacional de Trastornos Bipolares (ISBD)– están promoviendo el 30 de marzo como el Día Mundial del Trastorno Bipolar, cuya primera edición se celebrará este año 2015. El objetivo es generar conciencia mundial sobre los trastornos bipolares y eliminar el estigma social asociado a la enfermedad.

Se estima que el trastorno bipolar afecta al 2-3 por ciento de la población general –unas 160.000 personas en Andalucía–, y según la Organización Mundial de la Salud, es la sexta causa de discapacidad en el mundo. Su incidencia es similar en ambos sexos.

Para el presidente del Getba, el doctor Gutiérrez Rojas, “en la actualidad se ha mejorado mucho en la atención a nuestros pacientes, los psiquiatras tienen más formación y saben cómo abordar problemas específicos de la enfermedad de forma más adecuada. Sin embargo, sigue habiendo algunas dificultades en la mejora del diagnóstico, el abordaje de las comorbilidades médicas y psiquiátricas del paciente y el acceso a programas de psicoeducación para pacientes y familiares con la enfermedad”.

El trastorno bipolar es una enfermedad mental crónica, grave, episódica y típicamente cíclica, que se caracteriza por fluctuaciones patológicas del estado del ánimo, con episodios maníacos –en los que se sienten especialmente eufóricos, excitados, desinhibidos, hiperactivos y capaces de cualquier cosa–, depresivos –en los que se sienten profundamente tristes, apáticos, vacíos y pierden la ilusión– o mixtos –en los que se mezclan síntomas maníacos y depresivos–.

Estos episodios, que pueden llegar a requerir hospitalización, interfieren de forma significativa en la vida cotidiana del paciente y en su entorno, y tienen una importante repercusión en su salud, relaciones personales, funcionamiento y calidad de vida.

El principal factor que influye en la aparición de crisis es no tomar la medicación adecuada. Hoy por hoy, el TB es crónico e incurable y sólo puede controlarse con fármacos. Con un buen tratamiento, muchos pacientes prolongan los periodos de estabilidad y previenen los ‘picos’, con lo que logran hacer una vida normal.

Sin embargo, hay muchos pacientes con TB sin diagnosticar o con un diagnóstico erróneo. Algunas personas con trastorno bipolar experimentan síntomas comunes a los de la esquizofrenia, como alucinaciones y delirios, lo que puede llevar a un diagnóstico equivocado.

Pero, ¿qué se puede hacer para mejorar la calidad de vida estos pacientes? En palabras del psiquiatra Gutiérrez Rojas, “fundamentalmente mejorar el conocimiento que tienen los pacientes de su propia enfermedad, ayudándoles a detectar los síntomas prodrómicos de los episodios. También es necesario que estos pacientes reciban una protección especial en el medio laboral de tal forma que podamos evitar que muchos de ellos se vean abocados a la jubilación anticipada. Las familias también deben tener más conocimientos sobre cómo actuar ante los diversos episodios y ayudar al paciente a llevar una vida sana y adecuada”.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?