La inclusión de la discapacidad pasa por “no infantilizar” a la persona ni tratarla “con condescendencia”

Fecha

07/12/2023

Medio

Servimedia

Facebook
Twitter
LinkedIn

Inazio Nieva es un divulgador de la parálisis cerebral y de la discapacidad que, a través de sus redes sociales, intenta hacer reflexionar para avanzar en el camino hacia la inclusión. Para alcanzar la meta pide que no se infantilice a las personas con discapacidad y que no se les trate con condescendencia. Además, pone el foco en la educación de los más pequeños y en la lucha contra el acoso escolar.

Este joven vizcaíno de 23 años comenzó a publicar contenido en las redes sociales hace cuatro años tras detectar un “vacío” en este mundo. “Había dado alguna charla y me animaban a no dejar de poner voz. Yo pongo voz por mí, pero sobre todo por las personas que no pueden. A mí me han ayudado siempre y ahora creo que tengo que devolvérselo a la sociedad”, explica Nieva en una entrevista a Servimedia.

Su objetivo es romper los mitos en torno a la parálisis cerebral. “No somos ni niños de cinco años ni campeones”, asevera. Por ello, en sus redes sociales difunde su realidad y expone algunas de las situaciones complicadas que tiene que vivir en su día a día. Así, exige una inclusión real en todos los ámbitos.

Hace año y medio se viralizó uno de sus vídeos en el que lanzaba una pregunta al aire: ‘¿Cuántas veces has visto a personas con discapacidad de fiesta?’. “Todavía hay mucha parte del colectivo que por miedo o por prejuicios no sale de fiesta, teniendo las ganas, porque siente que ese no es su sitio, que no va a estar a gusto”, denuncia.

No niega que hay noches que se viven “malas experiencias” y él mismo ha pasado por ellas. “Tienes que poner en una balanza si merece la pena salir por un comentario o no, y yo siempre voy a elegir salir porque vida solo hay una y yo también la quiero vivir y quiero vivir mi juventud”.

 

EDUCACIÓN Y ACOSO ESCOLAR

Nieva asegura que “la sociedad está llena de prejuicios”, razón por la que insiste en que “la inclusión debería de empezar por pasar de los términos a los hechos”. Para conseguir la inclusión real y necesaria reclama que se empiece por trabajar desde el primer escalón, los más pequeños y su educación, porque “es la base de la sociedad que construimos”.

Dentro del ámbito escolar, destaca las situaciones de acoso escolar que sufren miles de niños. En el caso de las personas con discapacidad, afectan a un 80% del alumnado. “El dato es muy significativo, nos indica que todavía queda muchísimo por hacer”.

El propio Nieva tuvo que lidiar con esta problemática y relata que “nadie se lo hizo ver”, tampoco el profesorado. “Una profesora le dijo a mi madre que no tenía parálisis, que me lo estaba inventando para aprovecharme de la situación”. Por ello, pide “que se pongan los ojos que hay que poner”, “que cuando se vea una situación fuera de lo normal, se dé la voz, se acompañe al alumno y se le trate como víctima”.

Además, hace hincapié en que las medidas no se limiten al colectivo de la discapacidad pues “cualquier persona que tenga algo que se nos escape de lo que solemos ver a diario ya es motivo de burla y motivo de acoso escolar”. Por ello, insta a ir más allá de las habituales clases de Matemáticas o Ciencias Sociales y explicar a los estudiantes que “el mundo es diverso, que es muy heterogéneo” porque si no “jamás vas a poder generar una inclusión real en la sociedad”.

ROMPER CON LOS ESTIGMAS

En paralelo a su labor como divulgador, Nieva se ha formado como integrador social. Su experiencia en la búsqueda de trabajo le lleva a reclamar oportunidades para las personas con discapacidad, un colectivo en el que solo el 34% se encuentra trabajando, según datos del INE. “Hay que romper con el estigma de que una persona con discapacidad no va a producir como una persona convencional”.

Esta formación le permitirá ayudar aún a más gente y superar las cifras que ha alcanzado en redes sociales, con más de 80 mil seguidores en Instagram y 146 mil en TikTok. “Me siento orgulloso de mí mismo, pero sí que es cierto que aquí no se trata de un número, sino de a cuántas personas llega realmente el mensaje”. En este sentido, Nieva también está satisfecho pues, según explica: “Cuando se viraliza un vídeo mío no suele ser por mis bailecitos, sino porque llega el mensaje”.

Aun así, para él es fundamental el humor, comunicar la realidad desde una perspectiva positiva a la par que reivindicativa. “Una vez que se haya superado una fase, poder contarlo con otro enfoque, mostrando la realidad como es, pero sin querer llegar desde la pena. Una lágrima solo va a durar cinco minutos y luego vas a seguir con tu vida como si nada”.

Así es como Inazio Nieva quiere seguir participando en la construcción de una sociedad inclusiva que permita a todos disfrutar su día a día, trabajar o salir de fiesta, sin complejos ni discriminaciones. “Hemos empezado a subir las escaleras de un edificio de siete plantas llamado inclusión, pero aún falta porque la inclusión no es solo rebajar una acera, es ver qué podemos hacer nosotros a nivel personal para fomentarla”.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?