La CNSE se suma a la Federación Mundial de Personas Sordas para denunciar el incumplimiento de los derechos del alumnado sordo durante la pandemia

Fecha

21/04/2021

Medio

Servimedia

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

La Confederación Estatal de Personas Sordas (CNSE) se suma a la denuncia hecha por la Federación Mundial de Personas Sordas (WFD) acerca del incumplimiento de los derechos educativos del alumnado sordo durante la pandemia.

A través de una declaración pública, la WFD pone de manifiesto que la infancia y la juventud sorda carecen de acceso a una educación bilingüe de calidad en las lenguas de signos nacionales, y que sus familias tampoco cuentan con apoyo para aprenderlas. “El cierre de muchas escuelas y la transición hacia un aprendizaje virtual ha dejado atrás a millones de alumnas y alumnos sordos que no cuentan con acceso a Internet”, dicta el documento.

Más allá de la brecha digital que afecta a buena parte de la población sorda mundial, la entidad acusa una “patente” falta de recursos adaptados a las necesidades comunicativas de estos estudiantes.

En este sentido, alude a normas internacionales como la Convención de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad o la Convención sobre los Derechos del Niño, que instan a los gobiernos a garantizar el acceso del alumnado sordo a la información y a la educación en las lenguas de signos nacionales.

También indica que “la presencia de profesorado cualificado que domine estas lenguas y de materiales didácticos visuales y accesibles en lengua de signos y subtitulado son condiciones sine qua non para evitar situaciones de privación lingüística y maximizar su rendimiento académico antes, durante y después de la Covid-19”.

Otro aspecto al que apunta la legislación es la necesidad de proporcionar a los progenitores de hijos sordos servicios que apoyen las tareas de crianza, incluyendo la enseñanza gratuita y completa de la lengua de signos incluso mediante visitas a domicilio cuando las circunstancias lo requieran. “El desarrollo lingüístico, social y emocional de estos niños viene marcado por su entorno familiar y por su interacción con otras personas sordas, como profesores o compañeros de clase”, explica la WFD.

En esta línea, la Federación Mundial de Personas Sordas se muestra favorable al fomento de actividades interactivas accesibles como alternativa al contacto presencial, si bien advierte de que la infancia y la juventud sorda son colectivos especialmente vulnerables al abuso y la explotación online. “Tanto el profesorado, como los propios alumnos y sus familias necesitan directrices claras sobre un uso seguro de las redes sociales e Internet”, reclama.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?