La audiencia de San Sebastian condena a la minusválida a 3 años y medio de prisión

Fecha

23/12/2000

Medio

EFE

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

La mujer minusválidaEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Mujer / niña con discapacidad en su lugar. que fue
juzgada esta semana en San Sebastián acusada de estafar en Guipúzcoa
a varias personas ha sido condenada por la Audiencia donostiarra a
tres años y seis meses de prisión, así como al pago de una multa de
270.000 pesetas.

Según la sentencia emitida por la Sección Tercera de la Audiencia
de San Sebastián, a la que tuvo hoy acceso Efe, Ana María B.J., de
29 años y natural de Tudela (Navarra), quien en sus actividades
ilícitas se hacía pasar por hija ilegítima del Rey, es culpable de
un delito continuado de estafa y deberá indemnizar a sus víctimas
con las cantidades que les adeuda, que ascienden en total a unos
seis millones de pesetas.

El fallo considera probado que la procesada se ganaba la
confianza de sus víctimas y les ofrecía participar en inversiones en
Bolsa con las que obtener altos beneficios, para lo que les decía
que era hija ilegítima del Rey y contaba con los privilegios que le
proporcionaba un tío suyo, militar retirado.

Además, "con el fin de reforzar su apariencia solvente y en el
marco su plan", dice la sentencia, la mujer minusválidaEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Mujer / niña con discapacidad en su lugar. contrató a
un chófer y a una secretaria, así como a dos abogados, y logró
engañar a una decena de personas.

El tribunal de la Sección Tercera, que preside el magistrado Juan
Piqueras, estima que el delito que el fiscal imputó a la acusada, y
por el que pidió una pena de cuatro años y seis meses de prisión,
quedó acreditado durante el juicio, celebrado los pasados días 18 y
19 de diciembre, por las propias declaraciones autoinculpatorias de
la procesada, así como por las declaraciones de las víctimas.

La Audiencia donostiarra rechaza así en su fallo los argumentos
de la defensa, que apuntó que los estafados asumieron el riesgo por
las perspectivas de beneficios y pidió la absolución por entender
que no existió "engaño suficiente" debido a que la historia urdida
por la minusválidaEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Mujer / niña con discapacidad en su lugar. era "realmente increíble".

La sentencia señala sin embargo que la acusada "se atribuyó poder
e influencia" y aparentó bienes y solvencia que originaron en sus
víctimas un engaño "idóneo, eficaz y suficiente" como para
inducirles al "error que vició su voluntad".

En cuanto a las acusaciones contra la ONCE que dirigió la
procesada, quien dijo durante la vista que ella era sólo una pieza
dentro de una trama de mayores dimensiones en la que estaba
implicada la Organización Nacional de Ciegos de España, con su ex
presidente Miguel Durán a la cabeza, el tribunal donostiarra indica
que no existe elemento objetivo alguno que permita "la más mínima
aproximación a tal aserto".

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?