La alfa-sinucleína podría convertirse en biomarcador en la enfermedad de Parkinson

Fecha

Medio

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

“Hay creciente evidencia de que los niveles de alfa-sinucleína, una proteína central en la etiología de la enfermedad de Parkinson, se reducen en plasma y líquido cefalorraquídeo en pacientes con esta neurodegeneración”, ha explicado a Diario Médico Uwe Ehrt, del Hospital Universitario de Stavanger, en Noruega.

Los biomarcadores específicos en líquido cefalorraquídeo o plasma que se basan en la patología subyacente en la enfermedad de Parkinson son un objetivo en esta patología. Por el momento, sólo la minoría de los casos con variantes genéticas específicas se pueden detectar por las pruebas genéticas.

Sin embargo, “hay creciente evidencia de que los niveles de 7-sinucleína, una proteína central en la etiología de la enfermedad de Parkinson, se reducen en plasma y líquido cefalorraquídeo en pacientes con esta neurodegeneración”, ha explicado a Diario Médico Uwe Ehrt, del Hospital Universitario de Stavanger, en Noruega, que ha participado en el IV Simposio sobre Trastornos Cognitivos en Enfermedad de Parkinson, organizado Lundbeck y que se ha celebrado en San Sebastián.

Sin embargo, las dificultades técnicas en el desarrollo de ensayos sensibles y específicos para las diferentes tipos de sinucleína aún no se han solventado. Por otra parte, “no hay evidencias de que la alfa-sinucleína pueda servir como marcador predictivo, ya que no se ha demostrado ninguna asociación con la gravedad de la enfermedad”.

Una de las razones de esta falta de evidencia es la escasez de estudios longitudinales con posibles marcadores biológicos que se lleven a cabo durante el curso de la enfermedad. No obstante, hay varios grupos trabajando en este campo y donde se espera encontrar resultados.

Para el especialista, estos biomarcadores son necesarios, puesto que se puede predecir la aparición y evolución de deterioro cognitivo o demencia en los enfermos con Parkinson. “Estos síntomas son parte del cuadro clínico en la mayoría de los pacientes y a menudo la principal razón de su sufrimiento”.

El único estudio longitudinal de la relación entre biomarcadores en líquido cefalorraquídeo y la tasa de deterioro cognitivo en pacientes con enfermedad de Parkinson muestra una importante asociación con el deterioro cognitivo en presencia de beta amiloide 1-42, que se relaciona con la demencia fundamental en la neuropatología.

Estos hallazgos refuerzan los resultados de anteriores estudios transversales de información con baja presencia de 8-amiloide 1-42 en la demencia asociada con enfermedad de Parkinson, pero sugieren más bien neurodegeneración específica del Alzheimer.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?