Hallan un nuevo blanco para frenar la enfermedad de Alzheimer

Fecha

18/06/2014

Medio

Facebook
Twitter
LinkedIn

Un equipo de investigación dirigido por Gong Chen, profesor de Biología en la Universidad Estatal de Pensilvania, Estados Unidos, ha encontrado un nuevo objetivo al que dirigir los fármacos contra la enfermedad de Alzheimer. El descubrimiento, publicado el pasado viernes en ‘Nature Communications’, puede utilizarse como una novedosa herramienta de diagnóstico para la enfermedad de Alzheimer, la forma más común de demencia para la que aún no se ha encontrado cura.

La investigación de Chen fue motivada por el reciente fracaso en los ensayos clínicos de prometedores fármacos para el Alzheimer que están siendo desarrollados por compañías farmacéuticas. “Se han invertido miles de millones de dólares en años de investigación previos a los ensayos clínicos de medicamentos de Alzheimer, pero no pasaron la prueba al empeorar de forma inesperada los síntomas de los pacientes”, subraya Chen. La investigación de esos medicamentos se dirigió a la característica ampliamente reconocida de los cerebros con Alzheimer: la acumulación de la pegajosa proteína amiloide conocida como placas, que puede causar la muerte de las neuronas en el cerebro. “La investigación de nuestro laboratorio y otros se ha centrado ahora en la búsqueda de nuevos objetivos farmacológicos y el desarrollo de nuevos enfoques para el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad de Alzheimer”, resalta Chen. “Hemos descubierto recientemente una concentración anormalmente alta de un neurotransmisor inhibidor en el cerebro de los pacientes fallecidos de Alzheimer”, explica Chen. Él y su equipo vieron el neurotransmisor, llamado GABA (ácido gamma-aminobutírico), en células deformadas llamadas “astrocitos reactivos” en una estructura en el núcleo del cerebro conocida como giro dentado, que es la puerta de entrada al hipocampo, un área del cerebro crucial para el aprendizaje y la memoria.

Por último, el equipo de Chen descubrió que el neurotransmisor GABA esta drásticamente elevado en las versiones deformadas de las normalmente células alargadas en forma de estrella “astrocitos” en un individuo sano, rodeando y apoyando las neuronas individuales en el cerebro. “Nuestra investigación muestra que la concentración excesivamente alta del neurotransmisor GABA en estos astrocitos reactivos es un nuevo biomarcador que esperamos que pueda ser una diana para futuras investigaciones sobre el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad de Alzheimer”, augura Chen.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?