Guardo se pone en marcha por la solidaridad

Fecha

26/05/2019

Medio

El Norte de Castilla

Facebook
Twitter
LinkedIn

La Marcha de la Fundación Personas de Guardo, más conocida como la Marcha Adecas, celebró ayer su trigésimo octava edición bajo el lema ‘Siempre caminaremos juntos’, alcanzado un rotundo éxito de participación, con más de 600 participantes y una estimación de recaudación superior a la de otros años, ya que rondó los 14.000 euros.

Centenares de andarines recorrieron durante toda la mañana los dieciséis kilómetros que separan Otero de Guardo del final del recorrido, situado en Guardo. Antes, los autobuses habían a primera hora de la mañana desde Guardo, así como de la Plaza Mayor de Velilla del Río Carrión, para transportar a los participantes hasta el punto de partida, donde se les ofreció un chocolate para coger fuerzas para el camino. El buen tiempo, además, permitió que los caminantes pudieran disfrutar del buen tiempo de la jornada al aire libre.

Niños, mayores, personas con discapacidad, nadie quiso perderse esta marcha. Pero quienes tampoco perdieron la oportunidad de participar, fueron todos los políticos que hoy se presentan a las elecciones en la comarca, muichos de ellos, ya habituales en la marcha, como los alcaldes de Velilla, Guardo y Santibáñez de la Peña, Gonzalo Pérez, Juan Jesús Blanco y Manuel Maza, respectivamente, así como el diputado Urbano Alonso, a los que acompañó el delegado Territorial de la Junta, Luis Domingo González.

Poco después de la salida, los primeros participantes llegaban al cruce de la presa de Compuerto, donde se sitúa el primer punto de avituallamiento. Una botella de agua y unos caramelos para afrontar la bajada hasta Velilla, donde se vivió uno de los cambios de la marcha, ya que no se entregó el habitual bollo preñado, sino que se entregó un paquete de galletas Gullón, uno de los patrocinadores. Esta decisión se tomó después de que la organización de la Macha de Adecas realizase en la pasada edición una encuesta en la que los participantes expresaron que «les costaba retomar el camino desde Velilla a Guardo después del bollo».

Pero sí hubo bollo preñado cuando se llegó a Guardo, y se acompañó de una pieza de fruta, una chocolatina y un refresco. En la meta ubicada en la plaza de la Constitución, los andarines pudieron disfrutar de una fiesta.

La prueba contó con un amplio despliegue de la Guardia Civil, que veló por la seguridad de los andarines durante todo el recorrido, así como de la Cruz Roja, que estuvo pendiente de la salud de los participantes.

Entre los participantes, también una nutrida representación del Club Correcaminos de Guardo, que no quisieron perderse la oportunidad de realizar el recorrido haciendo lo que más les gusta, correr al aire libre.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?