Fundación ONCE presenta “Oportunidad al talento” para facilitar prácticas laborales a universitarios con discapacidad

Fecha

Medio

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Fundación ONCE ha presentado este miércoles el programa ‘Oportunidad al Talento’ puesto en marcha este curso para servir de puente entre empresas, universidades y estudiantes con discapacidad para que estos últimos puedan acceder a prácticas académicas en empresas acordes a su perfil “en igualdad de condiciones” con el resto de alumnos.

La presentación de la iniciativa ha contado con la participación y el apoyo del presidente de la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE), Manuel López, el vicepresidente de la Fundación ONCE, Alberto Durán, la responsable de RRHH y Comunicación de Capgemini, una de las empresas que participan en el programa, Sonia Carbellido, y con el testimonio de uno de los beneficiarios del programa, Darío.

En este marco, la responsable de la Comisión de Universidad, Juventud y Planes Especiales de la Fundación, Isabel Martínez Lozano, ha explicado que, en el marco del nuevo espacio de educación superior universitaria (el Plan Bolonia), “podían existir riesgos de discriminación de los alumnos con discapacidad en el acceso a las prácticas en condiciones de igualdad con sus compañeros y compañeras”.

Por ello, el programa de mediación reúne a empresas y responsables de empleo y prácticas académicas de las universidades para “agilizar” los trámites y garantizar el acceso de los estudiantes a las prácticas obligatorias “para que puedan obtener el título universitario”.

A este respecto, Durán ha recordado que lo que se pretende con la iniciativa “no es regalar un puesto de trabajo” sino “eliminar los obstáculos para la plena integración de las personas con discapacidad” también en el espacio académico universitario.

“No es un programa paternalista sino para facilitar. Esta es la filosofía de la ONCE y su fundación, enseñar a pescar en lugar de dar comida”, ha asegurado Durán.

En la actualidad, ‘Oportunidad al Talento’ cuenta ya con una bolsa de 200 estudiantes con discapacidad demandantes de prácticas. La responsable del programa se ha mostrado confiada en que “durante el próximo curso empezará a despegar” la actividad del proyecto con la incorporación de Universidades, empresas y alumnos al mismo, según ha indicado la responsable del programa.

27 CONVENIOS CON UNIVERSIDADES

Además, la fundación ha suscrito convenios de colaboración en este ámbito con 27 universidades de toda España y FSC Inserta, la empresa de RRHH de la fundación y participan también 58 empresas del Foro Inserta Responsable y algunas pymes de los territorios de las universidades, además de las empresas del grupo ONCE y su fundación.

Tanto la representante de Capgemini como el presidente de los rectores han coincidido en la importancia de la aportación de la discapacidad al ámbito profesional que, en palabras de Carbellido, aporta personas de “gran valor humano”, que en el caso de su empresa “han aumentado el sentido de pertenencia de los empleados” a lo largo de los 16 años que lleva colaborando con Fundación ONCE.

Por su parte, López ha partido de su experiencia personal, una discapacidad visual “muy severa” que, sin embargo, “no le ha impedido ser rector, pese a que le habría impedido desempeñar otras profesiones como ser cajero en un supermercado”.

“Cuando uno tiene discapacidades importantes en el desempeño de la actividad social, pone en marcha más de los otros recursos que tiene, es decir, aumenta su talento”, ha explicado el rector, que ha detallado que su caso le obliga a “prepararse bien sus discursos y aprender a improvisar” por no poder leer durante una ponencia.

De hecho, ha asegurado que durante las cuatro décadas que ha ejercido como profesor, su discapacidad ha sido una ayuda para desarrollar su capacidad oratoria porque, “cuando ponía una diapositiva en clase no la veía, tenía que sabérsela”. “Tengo más talento del que tendría gracias a ellos”, ha explicado.

En este sentido, ha incidido en la importancia para las empresas de adoptar una posición ética en la inclusión de la discapacidad que “es útil” pero que lo es “a largo plazo”. Por el contrario, ha expresado que no adoptar un comportamiento ético para obtener rendimiento a largo plazo “no solo no es inteligente” y es “un desastre” sino que, además, “siempre se acaba pagando”.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?