FAMMA reclama un “diseño para todos” en viviendas nuevas y denuncia los problemas burocráticas para adaptar las viejas

Fecha

01/10/2019

Medio

Europa Press

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

FAMMA-Cocemfe Madrid ha reclamado este martes un “Diseño para Todos” en la edificación nueva y denuncia las dificultades burocráticas para la adaptación de la vivienda existente “para que las personas con movilidad reducida puedan disfrutar de una mayor autonomía personal y evitar la discriminación que sufren por las barreras existentes”.

Durante la Semana de la Arquitectura, la Federación ha pedido a las escuelas de Arquitectura y a los Colegios de Arquitectos que fomenten el “diseño para todos” para evitar que las reformas y obra nueva de comercios, hoteles, etc., “que no cumplen la normativa en cuanto a accesibilidad, como sucede actualmente en Madrid y muchos de sus municipios”.

En palabras del presidente de la Federación, Javier Font, “todavía hay muchas personas que están encerradas en sus viviendas por la cantidad de barreras que existen a su alrededor en los entornos donde viven. Esto se arreglaría si fuera modificada la Ley de Propiedad Horizontal que limita la participación de los vecinos que no tienen discapacidad, para sufragar la totalidad del gasto que genera eliminar las barreras como, por ejemplo, poner un ascensor”

Entre las personas con alguna discapacidad sobrevenida, muchos se ven obligados a cambiar de domicilio, pero la escasez de viviendas adaptadas, es otra traba con la que se encuentran, especialmente en el mercado de alquiler, han apuntado.

Según indicó Javier Font, “como última alternativa las personas con movilidad reducida pueden optar a vivienda de nueva construcción con el condicionante, de tener que abordar la compra sobre plano, o al comienzo de la obra, para no tener que asumir sobrecostes innecesarios por un diseño no inclusivo”.

“Tener que adaptar una vivienda posteriormente a su compra o en la actual con barreras, oscilar entre los 35.000 y 40.000 euros, eso sí, si el constructor es mínimamente razonable y accede a hacer los cambios necesarios en la vivienda”, ha dicho.

ADAPTACION DE FINCAS

En cuanto a la adaptación de fincas, FAMMA reclama que se modifique la ley de propiedad horizontal con el fin de que las reformas de accesibilidad de las zonas comunes sean sufragadas en su totalidad por la comunidad de vecinos, “ya que pueden beneficiar a todos los inquilinos a lo largo de la vida útil del edificio y aportan valor a la propiedad”.

Actualmente para realizar una reforma en la comunidad de vecinos, si ésta supera las 12 mensualidades, el dinero que sobrepase esa cantidad, lo tiene que aportar la persona que solicita la reforma.

En palabras del presidente de FAMMA, Javier Font, “en 2019 las ayudas para la rehabilitación de viviendas ya se han agotado y dada la ausencia de presupuestos, nos encontramos en una situación de bloqueo”.

Por eso, abogan por un pacto que permita aprobar las medidas necesarias para que las ayudas a la rehabilitación de viviendas “no vuelvan a vivir una situación como la actual”.

La Federación exige también que los ayuntamientos creen una Oficina de Accesibilidad que, entre otras cosas, agilice la tramitación de urgencia de los permisos necesarios para reformas relacionadas con la accesibilidad.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?