España lanzará una campaña para detectar casos no diagnosticados de Hepatitis C

Fecha

02/07/2013

Medio

Facebook
Twitter
LinkedIn

Las autoridades estadounidenses recomiendan a los individuos nacidos entre los años 45 y 65, los denominados hijos del ‘Baby Boom’, hacerse un análisis de sangre para ver si están infectados por la Hepatitis C.

En España, aún no existe ninguna recomendación oficial como la que acaba de realizar en EE.UU. el Preventive Task Force (un órgano consultivo). Sin embargo, el doctor José Luis Calleja, secretario de la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH), indica que a partir del próximo mes de septiembre se va a llevar a cabo una campaña informativa en 17.000 farmacias y centros de salud con el mismo objetivo.

El problema es que algunas de las personas nacidas en esas dos décadas podría estar infectada por el virus de la hepatits C sin saberlo; y este test de sangre barato y sencillo (que en España cubre la Seguridad Social) podría sacar a la luz esas infecciones silenciosas. “El problemas de las hepatitis virales es que suelen ser asintomáticas en el 75% de los casos”, explica el doctor Calleja, “y cuando ya aparecen los primeros síntomas, la infección está más avanzada y el tratamiento es más complejo”.

Precisamente, detectar e iniciar a tiempo el tratamiento de estas hepatitis “puede cambiar la historia natural de la enfermedad” y reducir el riesgo de las principales y más peligrosas de sus consecuencias: la cirrosis hepática, el cáncer de hígado o la necesidad de someterse a un trasplante. “Algunos de los pacientes que den positivo en el test no requerirán tratamiento inmediato, pero sí podremos hacerles un seguimiento exahustivo”, explica el hepatólogo español. Para aquellos que sí requiran tratamiento, la medicación actual es capaz de curar más del 70% de los casos.

Por último, en EEUU se calcula que el 75% de las personas con hepatitis C son ‘baby boombers’, es decir, nacidos entre los años 45 y 65 del siglo pasado. Muchos de ellos desconocen que están infectados, porque podrían haberse contagiado sin saberlo por vía materna (cuando aún no se realizaban pruebas de rutina en el embarazo), por una transfusión de sangre anterior a los años 90 (cuando todavía no se analizaba la sangre), o por el uso de drogas inyectables. Otros factores de riesgo más modernos que también aumentan el riesgo de infección por hepatitis C son los tatuajes y ‘piercings’.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?