El uso de la mascarilla agrava el aislamiento de las personas sordas

Fecha

02/05/2020

Medio

El Norte de Castilla

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Tras semanas de desabastecimiento, de precariedad en los hospitales y en los centros de trabajo y las familias, las ansiadas mascarillas que protegen de la propagación del coronavirus se han hecho accesibles para la mayoría de la población, aunque su uso está teniendo un daño colateral en las personas con discapacidad auditiva. «El empleo de tapabocas es un obstáculo más para las personas sordas a la hora de comunicarse», afirma Luis Alberto Redondo, presidente de la Federación de Asociaciones de Personas Sordas de Castilla y León (FAPSCL). «Depende de la situación de cada familia, pero en estos momentos las personas sordas han visto agravarse su aislamiento al estar confinadas, y el uso de la mascarilla complica y agrava más esta situación».

En este colectivo se agrupan personas con diferentes grados de discapacidad auditiva en función de la capacidad de recepción del sonido. «El perfil es muy heterogéneo, con sorderas leves, moderadas, profundas y cofosis, hay personas sordas que han perdido audición antes del nacimiento , en los primeros meses de vida o se han quedado sordas a diferentes edades», explica Sandra García, trabajadora social de la Federación. No obstante, y gracias en parte a las nuevas tecnologías se mantiene la comunicación a través de videollamadas o de la conexión a partir de redes sociales con servicios implementados desde la Federación, que sigue activa prrestando asesoramiento y haciendo seguimiento de sus usuarios. Pese a ser un colectivo muy habituado a realizar gestiones de forma presencial, se han adaptado servicios con intérpretes a través de las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías. «Estamos intentando que puedan ver las noticias por las mañanas, que estén informados, si hay información de la Junta se intenta adaptar a lengua de signos en redes sociales, pero aún así hay gente que vive sola y le falta mucha información, lo que les crea un gran desasosiego. Si en esta pandemia todo el mundo vive en estado de incertidumbre, para ellos todavía lo es más porque no toda la información es accesible a sus necesidades y capacidades», alega Redondo.

A la espera de la validación de un tapabocas con una zona transparente

En un intento de limitar los efectos de la incomunicación de las mascarillas en las personas sordas, varios colectivos de Andalucía han ideado un prototipo con rejilla transparente que facilita la visión de los labios y su lectura. El problema es que aún no ha sido homologado y carece de toda acredicación. «La lengua de signos utiliza las manos especialente para comunicar, pero también el resto del cuerpo y la cara, que proporcionan mucha información, así que la mascarilla supone una barrera comunicativa física porque tapa la cavidad bucal y hace imposible la lectura labial así como las expresiones en lengua de signos que requieran de la vocalización o de matices que se emiten a través de la gestualidad de la boca», esgrime Sadra García, trabajadora social de la Federación de Asociaciones de Personas Sordas de Castilla y León.

Otro aspecto que se desconoce sobre estos tapabocas que incorporan una zona transparente a la altura de la boca es si al emitir sonidos se origina vaho que empaña la visión de los labios. «Si fuera así seguiríamos teniendo el mismo problema, habría que buscar la manera de que toda la cara fuera visible en su mayor parte y que al mismo tiempo sean seguras para las personas que las portan, por eso se está a la espera de que haya una acreditación oficial para su uso». Entre tanto, las urgencias hospitalarias del colectivo de 12.539 personas con discapacidad auditiva asociadas en la Federación de Castilla y León se van supliendo mediante el uso de videollamadas y la ayuda de videointérpretes. «También se pueden emplear programas de reconocimiento de voz, hay alternativas que es necesario utilizar», apunta Luis Alberto Redondo.

Noticia de Jesús Bombín

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?