El Supremo francés reconoce a un subnormal el perjuicio de haber nacido. La madre no había abortado por una rubeola mal diagnosticada en el embarazo. La polémica sentencia acepta que el hijo deficiente también sea indemnizado

Fecha

17/11/2000

Medio

COLPISA / EFE

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

En una sentencia sin precedentes que sienta jurisprudencia, el
Tribunal Supremo francés falló ayer a favor de la indemnización de
un joven subnormalEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Persona con discapacidad intelectual en su lugar. por el mero hecho de haber nacido sin que su
madre hubiera abortado, como deseaba, debido a una rubeola mal
detectada durante el embarazo. La polémica resolución abre un
inédito debate entre derecho, ética y filosofía al presuponer que
la vida es un perjuicio reparable.

Nicolas Perruche nació el 13 de enero de 1983 subnormalEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Persona con discapacidad intelectual en su lugar.
profundo, sordo y casi ciegoEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Persona ciega en su lugar.. Su madre, Josette, había padecido una
rubeola durante el embarazo y afirmado su voluntad de abortar si el
feto estaba afectado porEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Tiene... en su lugar. la infección. Pero los médicos
diagnosticaron erróneamente la ausencia de contagio por lo que
fueron condenados a una indemnización.

En nombre de su hijo deficiente mentalEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Persona con discapacidad intelectual en su lugar., internado en un centro
especializado, los padres reclamaron entonces que se reconociera el
perjuicio sufrido por el propio adolescente. Un tribunal de Orléans
rechazó la posibilidad de una indemnización al hijo con el
argumento de que un ser humano no es titular del derecho a nacer o
no nacer, a vivir o no vivir.

El insólito caso llegó este mes a la Corte de Casación (Tribunal
Supremo) que, tras debatirlo hace dos semanas en asamblea plenaria,
se pronunció ayer a favor del demandante. "Este último puede pedir
la reparación del perjuicio resultante de su minusvalía y causado
por las faltas establecidas", concluye la sentencia que no enuncia
grandes principios y se atiene a consideraciones jurídicas. Un
tribunal de París deberá fijar ahora el importe de la
indemnización.

El padre, Christian Perruche, se declaró "feliz, emocionado
hasta las lágrimas y contento por Nicolas y otros". El abogado del
médico dijo sentirse incómodo ante una decisión que afirma que "la
vida es un perjuicio reparable".

Charles Choucroy, abogado de la familia, se congratuló por una
resolución que "no tiene nada que ver con el eugenismo". En la
vista, el letrado se había preguntado por qué el legislador había
contemplado el aborto terapéutico "si la vida nunca puede crear
perjuicio". "Es totalmente paradójico privar de toda reparación a
la principal víctima, a saber el hijo", observó.

Por el contrario, el fiscal, Jerry Sainte Rose, criticó "el
reconocimiento de un derecho subjetivo inédito, el de no nacer
anormal". Tras criticar "el eugenismo privado", arremetió contra la
idea de que "algunas vidas no valen la pena ser vividas". Desde su
punto de vista, la aceptación de esa lógica equivaldría a asumir
que se incite al niño al suicidio, "lo que constituiría la
reparación natural de su perjuicio". "Buscar el criterio social de
la normalidad es entrar en un juego peligroso y finalmente mortal
para la humanidad", concluyó.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?