El sistema universitario no da respuesta a las necesidades de apoyo del alumnado con autismo

Fecha

20/04/2021

Medio

Servimedia

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

El alumnado con trastorno del espectro del autismo (TEA) registra altos índices de abandono al finalizar la Educación Secundaria Obligatoria, lo que se traduce en una escasa presencia de este alumnado en la educación post obligatoria.
Es por ello que se necesitan impulsar programas en la ESO y el Bachillerato que incorporen las necesidades de adolescentes y jóvenes con TEA y que les capaciten para afrontar el acceso al entorno universitario.

Así se pone de manifiesto en el Estudio ‘La educación universitaria para estudiantes con trastorno del espectro del autismo. Una visión desde los servicios de apoyo a estudiantes con discapacidad’, realizado por la Confederación Autismo España, con financiación del Gobierno central.

Para este estudio se ha contado con la participación de las unidades de apoyo al estudiante universitario con discapacidad de varias universidades públicas y privadas (Universidad Autónoma de Madrid, Universidad Carlos III, Universidad Nacional de Educación a Distancia y Universidad CEU San Pablo).

El informe señala que existe escasa información acerca de las necesidades del alumnado universitario con TEA y sobre cómo organizar y facilitar los apoyos que precisan para lograr el éxito académico y social durante esta etapa formativa. En este sentido, se apunta que las adaptaciones curriculares personalizadas (por ejemplo, ajustes en los sistemas de evaluación, más tiempo, preguntas tipo test sin doble sentido, etc.) son una herramienta fundamental para conseguir una buena experiencia universitaria.

Sin embargo, en ocasiones, el alumnado con TEA no accede a ellas, bien porque prefiere no revelar que presenta este trastorno o bien porque el profesorado no reconoce o identifica dicha discapacidad. Por ello, el estudio incide en que es fundamental potenciar la sensibilización de la comunidad educativa universitaria, no solo del profesorado, sino también del resto del alumnado, con el fin de que los compañeros y compañeras de estudios se conviertan en apoyos naturales para los y las estudiantes con TEA.

NECESIDADES DEL ALUMNADO CON AUTISMO

Las personas con TEA que acceden a la educación superior presentan dificultades tanto académicas, como sociales (interacción y apoyo social, cooperación y trabajo en grupo, resolución de conflictos), de autodeterminación (incertidumbre sobre el futuro, habilidades para la vida independiente, etc.) y de autorregulación (regulación de las emociones, manejo del estrés, etc.).Todos estos aspectos pueden repercutir en su éxito académico, en su participación social dentro de la universidad y en su bienestar personal.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?