El SEPE confirma un nuevo récord en la contratación de personas con discapacidad

Fecha

21/01/2023

Medio

Todo Disca

Facebook
Twitter
LinkedIn

El Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) ha difundido las cifras de contratación en materia de empleo relativas a 2022. Mientras que en el último año la contratación de la población general ha experimentado un descenso del 5,5% respecto a 2021 y se sitúa aún un 18,6% por debajo de tiempos prepandemia (2019). Esto se debe principalmente a la caída de contratos temporales y formativos tras la última reforma laboral. Sin embargo, la contratación de personas con discapacidad ha arrojado datos muy positivos.

Con un crecimiento interanual del 8%, se sitúa ya un 5% por encima de 2019. De esta manera, la contratación de personas con discapacidad alcanza una cifra récord en la serie histórica. En concreto, en 2022 las personas con discapacidad han suscrito 123.515 contratos en nuestro país, frente a los 114.315 de 2021 y los 117.818 de 2019. Si echamos la vista más atrás, observamos que el número de contrataciones se duplica respecto a hace una década, cuando se situaba en 61.008.

Según Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco, “este dato tan positivo que nos deja 2022 responde a los muchos esfuerzos que se están llevando a cabo en materia de Diversidad, equidad e inclusión en los últimos años. Estrategias fundamentales para lograr sociedades más inclusivas, pero también para construir compañías más competitivas, en las que haya espacios y oportunidades para todos”.

Se cumplen, por tanto, las optimistas previsiones que situaban a 2022 como el año con la cifra récord de contratación de personas con discapacidad. De esta manera coincide además con el 40 aniversario de la LISMI, hoy Ley General de Discapacidad. Hay que recordar que esa supuso la primera normativa sobre inclusión laboral de personas con discapacidad.

Casi dos de cada tres personas con discapacidad en edad laboral no tienen empleo ni lo buscan

A este respecto, el directivo señala que: “Aunque estamos en el camino correcto, todavía quedan muchos otros éxitos por alcanzar. Por un lado, mantener esta tendencia positiva en las cifras de contrataciones en los próximos años, que no sea un simple espejismo por la esperada recuperación tras el parón que supuso la pandemia. Por otro lado, tratar de que se vea reflejada en parámetros que aún evidencian una importante desigualdad”.

Un ejemplo de algunos de estos desafíos que se mantienen vigentes y que dificultan la plena inclusión de las personas con discapacidad es su escasa participación en el mercado laboral. En 2021 la tasa de actividad se sitúo en el 34,6%. Es decir, casi dos de cada tres personas con discapacidad en edad laboral no tienen empleo ni lo buscan. Es cierto que esto supone un incremento de tres décimas respecto a la tasa de actividad de 2020, pero aún es un porcentaje muy bajo para alcanzar el propósito de la plena inclusión.

«Para revertir esa escasa participación habría que apostar por actualizar las políticas activas de empleo, así como mejorar la colaboración público-privada», añade Mesonero. Además, también destaca «la importancia de acabar con la brecha formativa que sigue afectando a las personas con discapacidad. Dotarles de los recursos y herramientas formativas necesarios hará que no se queden atrás. De esta manera podrán ser competitivos en un mercado tan exigente y cambiante como el actual».

Noticia de Manuel J. Ruiz Berdejo López.

Quizás te interese:

Díaz destaca que era “fundamental” mantener el esquema de incentivos al empleo de la discapacidad porque era “muy eficaz”

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha destacado que el esquema de incentivos para favorecer la contratación de personas con discapacidad “se ha mostrado muy eficaz y por ello resultaba fundamental mantenerlo en su integridad”. Díaz hizo esta aseveración en el Pleno del Congreso de los Diputados, donde defendió el Real

Seguir leyendo

¿Quieres recibir noticias en tu email?