El SAS [Servicio Andaluz de Salud] tendrá que abonar una pensión de invalidez a un seropositivo por alteraciones emocionales: La Sentencia del juzgado de lo Social nº 3 sienta Jurisprudencia y ‘abre la puerta a que otros enfermos vean luz para luchar’

Fecha

28/06/2000

Medio

EUROPA PRESS - Andalucía

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

El Servicio Andaluz de Salud (SAS) tendrá que abonar una pensión de invalidez a un seropositivo de 36 años, que no ha desarrollado la enfermedad del SIDA, por alteraciones emocionales, ya que el estrés podría causar la disminución de sus defensas, lo que provocaría la posterior expansión de la patología, informó el consejero de la asociación Triclinium Peña, José Díaz Jiménez.

El enfermo, que responde a las iniciales de J.D.G., pidió en septiembre de 1997 una pensión de invalidez que le fue denegada, al estimar un dictámen técnico facultativo del Centro de Base de Málaga, que su porcentaje de minusvalía era del 39 por ciento, cuando lo contemplado por la ley es, al menos, un 65 por ciento.

Tras una reclamación, el enfermo obtuvo una nueva resolución del Centro de Base por la cual se le reconoció una minusvalía del 46 por ciento, correspondiendo un 40 por ciento a la discapacidad global y el 5,5 restante a los factores sociales.

El pasado mes de septiembre de 1999, el afectado interpuso una demanda al SAS y la celebración del juicio tuvo lugar en noviembre del mismo año en el Juzgado de lo Social nº 3 de Málaga, que dictaminó que el porcentaje de minusvalía del enfermo era superior al 60 por ciento, por lo que se accedió a una prestación económica.

Según el representante de Triclinium Peña, el Servicio Andaluz de Salud recurrió esta sentencia, pero acabó retirándose pasados unos cinco meses, por lo que "ahora la decisión es firme y sentará Jurisprudencia", señaló.

El psicólogo de J.D.G., José Luis Cortés, aseguró que la depresión leve, que en principio le había sido diagnosticada, no se correspondía con unos síntomas similares a los de una depresión mayor, y alteraciones de las percepciones emocionales, entre otras cosas.

Cortés manifestó que el juez "entendió perfectamente" que los factores emocionales eran "muy importantes" y que el enfermo debía evitar toda situación de estrés, por lo que se falló a favor del demandante.

"Ahora la enfermedad de J.D.G. se está estabilizando", añadió el psicólogo, quién aseguró que "se ha abierto una puerta para que se consideren las alteraciones emocionales y psicológicas en posteriores sentencias", apostilló.

Por otra parte, los convocantes denunciaron el funcionamiento del Servicio Andaluz de Salud en Málaga que, según ellos, tiene carencia de personal y medios, y "listas de espera de un año para atención psicológica".

Quizás te interese:

Premio Buenas Prácticas 2021

Desde la Asociación Lectura Fácil convocamos una nueva edición del Premio Buenas Prácticas de Lectura Fácil (Bases de los Premios). Queremos premiar iniciativas de diferentes

Seguir leyendo

¿Quieres recibir noticias en tu email?