El Ramón y Cajal prueba que el polifenol, presente en frutas y frutos secos, retarda la esclerosis múltiple en animales

Fecha

29/11/2018

Medio

Facebook
Twitter
LinkedIn

Un estudio del Hospital Universitario Ramón y Cajal ha demostrado que el polifenol, presente en muchas frutas y frutos secos, ejerce un efecto neuroprotector frente a la esclerosis múltiple en un modelo animal.

La investigación ha sido realizada por el Centro de Investigación Biomédica en Red Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (Ciberobn) ha demostrado que el consumo de ácido elágico tiene propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, según ha informado en un comunicado el centro hospitalario.

Esta investigación ha explicado que el consumo prolongado de alimentos ricos en ácido elágico podría ejercer un efecto neuroprotector frente a la esclerosis múltiple ya que esta es una enfermedad neurológica que afecta el sistema nervioso.

Se trata de una enfermedad autoinmune y desmielinizante que puede presentarse en diferentes formas, principalmente la remitente recidivante y las formas progresivas primarias. Los ataques están asociados con la inflamación sistémica y la formación de lesiones en el cerebro, que pueden causar discapacidad.

El estudio, firmado por Rebeca Busto Durán, se ha llevado a cabo en el Hospital Universitario Ramón y Cajal-IRYCIS, bajo la dirección de los doctores Miguel Angel Lasunción Ripa y Oscar Pastor Rojo, también miembros del Ciberobn, con la colaboración de científicos de la Universidad de Alcalá.

Frutas como las granadas, las fresas, las frambuesas, los arándanos, las moras, los kiwis o las uvas y frutos secos como las nueces, las pacanas o las castañas son una fuente rica en ácido elágico que tiene propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

METODOLOGIA DEL ESTUDIO

La encefalomielitis autoinmune experimental (EAE) es el modelo más utilizado para el estudio de esta enfermedad en el laboratorio. De ahí que para realizar esta investigación se emplearan ratas Lewis con EAE inducida.

Los investigadores pudieron comprobar mediante análisis lipidómicos como las ratas que alcanzaban la máxima gravedad de la enfermedad presentaban pérdida de peso corporal, reducción de la proteína básica de mielina (MBP) en la corteza cerebral y disminución de otro componente principal de la mielina, los esfingolípidos, tanto en la corteza como en la médula espinal.

Sin embargo las ratas que recibieron ácido elágico en el agua de bebida, experimentaron un retraso del inicio de la fase aguda y se redujeron los signos clínicos, y aunque no evitó la pérdida de peso, la administración de ácido elágico sí previno la pérdida de los dos componentes principales de la mielina: la MBP y los esfingolípidos, resultados que muestran el efecto neuroprotector del ácido elágico.

En conjunto, estos datos señalan que el consumo de ácido elágico protege frente a la desmielinización en las ratas con EAE inducida, posiblemente a través de un mecanismo que implica el incremento en la síntesis de esfingolípidos.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?