El PSOE pide al Gobierno que analice la nueva valoración de discapacidad conferida a los afectados por VIH

Fecha

04/12/2000

Medio

EUROPA PRESS - Madrid / EFE (5/12/2000)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

El PSOE ha presentado una Proposición no de Ley en la que pide al
Gobierno que en el plazo de seis meses realice un estudio que analice
el impacto de la aplicación del nuevo Baremo recogido en el Anexo 1
del Real Decreto 1791/1999, de 23 de diciembre, que actualiza la
regulación del reconocimiento, declaración y calificación del grado
de minusvalía, a las personas afectadas porEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Tienen ... en su lugar. el síndrome de
inmunodeficiencia adquirida (VIH-SIDA).

Las conclusiones de dicho estudio serán remitidas a los miembros
de la Comisión de Política Social y Empelo, dejando en suspenso, para
este colectivo, las revisiones que de oficio se pudieran efectuar.

En un anexo del Decreto se establecen las normas para la
evaluación de las consecuencias de la enfermedad, teniendo como
referencia el modelo propuesto por la Organizacion Mundial de la
Salud (OMS) en la Clasificación Internacional de Deficiencias,
Discapacidades y Minusvalías (CIDDM-1). El criterio que rige la
aplicación del nuevo Baremo es la mayor o menor limitación de las
actividades de la vida diaria y, en su caso, la actividad laboral.

En la actualidad, la valoración de la discapacidad y el grado de
minusvalía se realiza teniendo en cuenta el estado funcional de la
persona y su repercusión en la capacidad para realizar las
actividades de la vida diaria. Los aspectos psicológicos se valoran
en función de su interferencia con el desarrollo personal, laboral y
social. Si la discapacidad arroja un mínimo de 25 por ciento se le
añade la valoración de los factores sociales.

Así, según informa el PSOE, las personas afectadas porEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Tienen ... en su lugar. el síndrome
de inmunodeficiencia adquirida están planteando que se retome la
valoración anterior por la que se homologaba haber adquirido la
enfermadad al 65 por ciento de discapacidad, ya que, en su caso, los
tratamientos no suponen una mejora sustancial de la enfermedad porque
se encuentran supeditados a los mismos para mantener un determinado
grado de inmunidad.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?