El primer brote del virus H1N1 en Valladolid contagia a 36 personas

Fecha

Medio

El Norte de Castilla

Facebook
Twitter
LinkedIn

El Norte de Castilla (12/09/2009)

El Centro de Atención para Personas con Discapacidad (CAMP) de Pajarillos ya no volverá a ser el mismo. Treinta y seis personas -una treintena de internos y seis trabajadores- se han visto afectados porEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Tienen ... en su lugar. el primer brote de gripe A en Valladolid.

La presencia del virus, que hasta ahora sólo se ha cobrado la vida de una persona en la comunidad, se confirmó el pasado domingo, día en el que el centro suspendió las visitas y los Servicios de Epidemiología de la Junta de Castilla y León adoptaron las primeras medidas para cercar al H1N1. Las batas desechables, los guantes y las mascarillas fueron los primeros en aparecer. Alrededor de 80 personas fueron obligadas a permanecer en células de aislamiento con la finalidad de no contagiar al resto de residentes y trabajadores. «Hemos seguido el protocolo fijado», explicó ayer el consejero de Sanidad, Francisco Javier Álvarez Guisasola.

Especialistas en vigilancia epidemiológica también se trasladaron hasta el complejo de Pajarillos para tratar de prevenir la aparición de nuevos casos. Cuatro personas necesitaron ser ingresadas, aunque sólo una permanece en el Hospital Clínico de Valladolid. «Ahora están mucho más controlados. Permanecen observados en todo momento y anímicamente se encuentran francamente bien», explican desde el propio centro.

Falta de información
El CAMP de Don Bosco se encuentra dividido en tres módulos, de los cuales dos permanecen aislados al cierre de esta edición. Los residentes no pueden recibir visitas, pese a que está situación no se le ha llegado a advertir a los familiares. «Venimos desde Palencia a ver a nuestro hermano, al que visitamos regularmente, y nos han dicho que no podemos verle. No le hemos podido dejar ni la merienda que le traíamos», comentaban dos parientes de uno de los afectados, que confesaron haberse enterado del brote de la nueva gripe por la radio. «Volveremos el domingo, aunque no nos han dado una fecha para poder ver a nuestro hermano», explicaban. La situación en el Centro de Atención tampoco ha trascendido a los vecinos de la misma calle. De hecho, la residencia Don Bosco para estudiantes permanecía ayer ajena a la irrupción de la gripe A en Valladolid. «Sí que hemos observado que en la noche del lunes varias ambulancias llegaron con personas equipadas con mascarillas y batas, pero nadie nos ha dicho nada», aseguran algunos alumnos.

El propio presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, tuvo palabras en el Pleno de las Cortes, celebrado ayer, para la forma de afrontar la pandemia por parte de la Junta. Herrera hizo hincapié en la transparencia, la claridad y la información como pilares para hacer frente al H1N1. El presidente del Gobierno regional recordó que la enfermedad ya no es nueva y volvió a incidir en que es «menos dolorosa o letal» que la gripe convencional o estacional.

En cuanto al origen del brote, para los trabajadores del CAMP de Pajarillos, está lejos de las paredes del complejo asistencial. «Este es un centro cerrado. Los residentes no salen, por lo que el virus ha tenido que llegar a través de los trabajadores o de las visitas», indican. La mayoría de los residentes son castellanos y leoneses, al igual que sus familias, pero también atiende a personas con discapacidad llegadas desde otras regiones españolas.

Grupos de riesgo
Todos los residentes del centro -discapacitadosEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Personas con discapacidad en su lugar. intelectuales, aunque también algunos físicos- son mayores de edad entre los que se incluyen algunos ya de edad avanzada. De ahí que la precaución sea máxima, ya que las personas con una edad superior a los 65 años pertenecen a uno de los grupos de riesgos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Otro de los casos que ha alertado especialmente a la Consejería de Sanidad, en palabras del consejero, ha sido el de una trabajadora embarazada que ha cogido la baja al estar incluida en otro de los sectores más vulnerables.

El hecho de que el primer caso en Valladolid se haya dado en un centro para personas con discapacidad también ha alertado a los servicios de Epidemiología, aunque según la Consejería de Sanidad, salvo las cuatro personas que han tenido que llegar a ser hospitalizadas, el resto presentan «cuadros leves y una evolución favorable».

Hace aproximadamente tres semanas, los trabajadores del centro notaron que algunos de los residentes enfermaban. En un primer momento, se trataba de abundante moqueo, pero con el paso de los días, la aparición de la fiebre y el contagio de varios trabajadores desató la alarma. «Pensamos que se trataba de una gripe vulgar. Con los cambios de estaciones, los chicos cogen catarros», aseguran desde el centro.

Hace una semana, se alertó a la Consejería, que adoptó las primeras ‘medidas barrera’ para tratar de aislar al virus. «No se trata de una cuarentena, sólo de unas actuaciones de seguridad para prevenir más contagios», afirmó Álvarez Guisasola.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?