El ocio nocturno y fumar en la calle, prohibido desde hoy en Castilla y León

Fecha

17/08/2020

Medio

ABC

Facebook
Twitter
LinkedIn

Desde este lunes no se podrá fumar en las calles de Castilla y León a menos que se pueda mantener una distancia de seguridad mínima de un metro y medio. Tampoco habrá ocio nocturno, ya que los establecimientos hosteleros deberán cerrar como máximo a la una de la madrugada y no podrán atender nuevos clientes a partir de las doce de la noche. Por último, se reforzarán los controles para evitar el botellón en la vía pública.

La Comunidad pone así en marcha las medidas acordadas el pasado viernes por unanimidad por todas las regiones españolas para frenar el incremento de casos de coronavirus producido en los últimos días y se suma a Galicia, La Rioja y Canarias que ya las han desarrollado en sus territorios.

Las acciones, ratificadas este sábado por el Consejo de Gobierno extraordinario de la Junta, contemplan una serie de actuaciones coordinadas, que en materia de consumo de tabaco y asimilados refleja que «no se podrá fumar en la vía pública o en espacios al aire libre cuando no se pueda respetar una distancia mínima interpersonal de, al menos, 1,5 metros. Esta limitación será aplicable también para el uso de cualquier otro dispositivo de inhalación de tabaco, pipas de agua, cachimbas o asimilados. En este sentido, las comunidades autónomas y ayuntamientos aplicarán las sanciones correspondientes», informa Ical.

En cuanto a consumo de alcohol no autorizado en vía pública, se reforzarán los controles para impedir el consumo de alcohol que no estuviera autorizado y otras actividades no permitidas en la vía pública.

En lo referido a establecimientos de hostelería, restauración y terrazas se establece que deberá garantizarse una distancia mínima entre mesas o agrupaciones de mesas de 1,5 metros, con un máximo de diez personas por mesa o agrupación de ellas. La mesa o agrupación de mesas que se utilicen para este fin deberán ser acordes al número de personas, permitiendo que se respete la distancia mínima de seguridad interpersonal.

En el caso del ocio nocturno, se recoge la obligación de cierre total. «Se acuerda el cierre de discotecas, salas de baile y bares de copas con y sin actuaciones musicales en directo».

La Orden dispone de un apartado sobre eventos y actividades multitudinarias, que queda redactado en los siguientes términos: «En los eventos multitudinarios se deberá realizar una evaluación del riesgo por parte de la autoridad sanitaria conforme a lo previsto en el documento «Recomendaciones para eventos y actividades multitudinarias en el contexto de nueva normalidad por la COVID-19 en España», acordado en la Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. En función de esta evaluación, cada evento de estas características deberá contar con la autorización expresa de la autoridad competente para la celebración del evento o actividad».

Residencias

Por su parte, los centros socio sanitarios de carácter residencial (residencias de mayores y de personas con discapacidad) deberán realizar pruebas PCR a todos los nuevos ingresos con 72 horas de antelación como máximo. También se realizará a los empleados que regresen de permisos y vacaciones, y a los nuevos trabajadores que se incorporen.

Se limitarán las visitas a una persona por residente, extremando las medidas de prevención, y con una duración máxima de una hora al día. Se garantizará el escalonamiento de las visitas a los residentes a lo largo del día. Estas medidas se podrán exceptuar en el caso de personas que se encuentren en proceso del final de la vida.

A su vez, se limitará al máximo las salidas de los residentes en centros sociosanitarios y se recomienda realizar periódicamente pruebas PCR a los trabajadores de centros socio-sanitarios que estén en contacto directo con residentes.

En el ámbito de centros, servicios y establecimientos sanitarios y, más concretamente, en referencia a cribados con PCR a grupos específicos en situación de brotes epidémicos, éstos se llevarán a cabo en aquellas poblaciones de riesgo y potencialmente expuestas (por ejemplo: residentes en centros socio-sanitarios, barrios con transmisión comunitaria, centros educativos, bloques de viviendas afectadas y colectivos vulnerables).

Por último, establece sendas recomendaciones generales a la población: Se recomienda a la ciudadanía la limitación de los encuentros sociales fuera del grupo de convivencia estable; y se recomienda además que los encuentros sociales se limiten a un máximo de diez personas.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?