El número de personas con discapacidad declarantes del IRPF aumentó un 2% en 2020

Fecha

22/09/2022

Medio

Servimedia

Facebook
Twitter
LinkedIn

El número de personas con discapacidad contabilizadas en las declaraciones del IRPF de 2020 ascendió a 2.386.617, lo que supone un aumento del 2% respecto a la cifra del año anterior.

Así se desprende de la estadística sobre la discapacidad en las declaraciones de IRPF correspondiente al año 2020 de la Agencia Tributaria consultada por Servimedia.

En ese ejercicio, el 11,1% de las declaraciones de IRPF, un total de 2.409.322, presentó alguna situación familiar de discapacidad. El 63,4% de los titulares de estas declaraciones (1.997.473 personas) padecía algún tipo de discapacidad reconocida en el ámbito fiscal, siendo el número total de personas con discapacidad contabilizadas en las declaraciones de 2.386.617.

La Agencia Tributaria matiza que el censo de personas con discapacidad de su estadística (2,4 millones de personas) no es un censo completo porque existen más de 4,3 millones de personas con algún tipo de discapacidad en España, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) de 2022.

En la comparativa de estos declarantes con el resto se pone de manifiesto que las personas con discapacidad, en general, declaran unas rentas medias menores, si bien, las que obtienen de capital inmobiliario son ligeramente más altas.

Destaca especialmente el importe medio de rentas exentas, que es de 8.052 euros, casi cuatro veces el valor medio declarado en el resto de las declaraciones.

Así, la renta media gravada del colectivo con alguna discapacidad es muy inferior a la media del resto de contribuyentes; sin embargo, si se añade la renta no sometida a tributación (rentas exentas), se observa que la media de renta del colectivo se sitúa por encima de la renta media total.

De la totalidad de declaraciones objeto de estudio, solo 1.162.775 tienen una tributación efectiva en el IRPF, es decir, cuota resultante de la liquidación positiva, y de ellas solo 476.280 declaraciones tienen cantidades pendientes de ingreso o cuota diferencial positiva en el momento de presentar la declaración. En el resto, 1.554.217 declaraciones, se solicita la devolución de las cantidades ingresadas.

Los contribuyentes con cuota positiva declaran una media de 4.476 euros por declaración, frente a los 6.268 euros de media del total de contribuyentes del IRPF.

En cuanto a la reducción por actividad, la estadística revela que no existe mucha integración laboral de las personas con discapacidad, ya que solo 333.354 declaraciones presentan reducción por discapacidad en trabajadores activos, lo que supone el 13,8% del colectivo total de declaraciones con situaciones de discapacidad.

Ahora bien, aunque un total de 2.220.314 declaraciones tienen rendimientos del trabajo, sólo el 15% corresponde a rentas percibidas por personas con discapacidad, es decir, en la mayoría de los casos las rentas salariales proceden de pensiones o de rentas del trabajo de otros miembros de la unidad familiar sin discapacidad que no dan derecho a la citada reducción.

POR GÉNERO, DISCAPACIDAD Y CCAA

Por género, los varones superan al número de mujeres con discapacidad en todos los tramos de edad excepto en los mayores de 65 años. Las situaciones de discapacidad aumentan con la edad, situándose con más de 65 años en 985.514 personas, que representan el 41,3% del total con discapacidad declarado en el impuesto.

El 67,2% de las personas con discapacidad en el impuesto tienen una dependencia simple, que equivale a un porcentaje de discapacidad comprendida entre el 33% y el 65%, y el 28,3% tiene una dependencia cualificada caracterizada por un porcentaje de discapacidad superior al 65%.

El 69,1% de las declaraciones son individuales o conjuntas monoparentales, siendo un 63,2% de las personas con discapacidad. La cuota resultante de los varones es muy superior a la de las mujeres, representando un 44,4% frente al 28,7%, respectivamente.

Por comunidades autónomas, en 2020 se mantuvo la distribución territorial salvo en la Comunidad de Madrid, Comunidad Valenciana, Islas Baleares y Canarias, que perdieron peso en las declaraciones del colectivo de discapacidad, mientras que aumentó en las autonomías de Andalucía, Asturias, Cataluña, Galicia y Murcia, principalmente.

Respecto al total de contribuyentes en cada territorio, el mayor peso de declaraciones con alguna persona con discapacidad se dio en Asturias (16,5%), Murcia (15%), Cantabria (14,6%) y Galicia (14,1%).

Teniendo en cuenta al número de declarantes con discapacidad, se observa que el 18,7% se localiza en Cataluña, seguida de Andalucía con el 18,4%, un 11,7% en la Comunidad de Madrid y un 10,1% en la Comunidad Valenciana.

La estadística revela que Madrid y Cataluña son una excepción porque registran una contribución en cuota superior a las bases imponibles, y éstas a su vez, superior a las personas con discapacidad, mientras que en el resto se da un mayor peso de la base imponible que de la cuota. Esta circunstancia pone de manifiesto que Madrid y Cataluña, con una proporción de personas con discapacidad menor, presentan una contribución al impuesto mayor, es decir, que son las regiones con la población de personas con discapacidad de mayor renta.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?