El Fondo Social Europeo mejora un 15,4% la dotación para España en favor de la lucha contra el desempleo

Fecha

31/10/2000

Medio

SERVIMEDIA

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

España recibirá del Fondo Social Europeo (FSE) durante el
periodo 2000-2006 un total de 1.983 millones de pesetas, lo que
supone una aportación de 283.257 millones anuales en favor de la
lucha contra el desempleo y el apoyo a la estabilidad en el puesto
de trabajo. Esta aportación supone una mejora económica del 15,4%
respecto a lo recibido entre los años 1994-1999.

El secretario general de Empleo, Juan Chozas, presentó hoy en
Madrid los datos referidos a las aportaciones del FSE a la lucha
contra el paro en España y destacó que, en los próximos seis años,
se hará un esfuerzo especial en la igualdad de oportunidades entre
hombre y mujer y en reforzar la atención sobre las personas más
desfavorecidas, como discapacitadosEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Personas con discapacidad en su lugar. y trabajadores con riesgo de
exclusión social.

Frente a los 245.000 millones anuales que se recibieron en el
intervalo 1994-1999, ahora España recibirá 283.257 millones
anuales, que se enmarcan en las ayudas estructurales procedentes
de Bruselas. Nuestro país recibe un 23,5% de todas las ayudas
que otorga la Comisión Europea, es decir, 7,1 billones de los 30
que se reparten, lo que nos sitúan como el mayor receptor de
fondos comunitarios.

De los casi dos billones procedentes del FSE, el paquete
económico más importante se destinará a inserción y reinserción
ocupacional de los desempleados, con 585.500 millones de pesetas,
seguido del dinero destinado a reforzar la estabilidad y
adaptabilidad en el empleo, principalmente formación, que
recibirá otros 409.500.

Además, algo más de 123.000 millones irán directamente a manos
de los empresarios y otros 235.000 a formación profesional. Otro
paquete de 103.000 millones se destinará a I+D, 58.000 millones a
programas especialmente dirigidos a mujeres y 16.700 a asistencia
técnica a empresas.

Finalmente, destaca la partida de 122.500 millones de pesetas
que se destinarán a la integración laboral de personas con
dificultades, tales como discapacitadosEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Personas con discapacidad en su lugar. y personas con riesgo de
exclusión social. Otra partida de 242.000 millones queda en manos
de las corporaciones locales, para que potencien el empleo.

MAS DINERO AUTONOMICO

De los dos billones procedentes de Bruselas, casi 1,5 tienen
como destinarias a las regiones consideradas como "objetivo 1", es
decir, las que tienen una renta igual o inferior al 75% de la
media comunitaria, lo que conlleva que están menos desarrolladas.

En este supuesto están Galicia, Asturias, Castilla y León,
Castilla-La Mancha, Valencia, Murcia, Extremadura, Andalucía,
Canarias y Ceuta y Melilla, mientras que Cantabria está en una
posición transitoria, a punto de abandonar este grupo de
comunidades con menor renta.

Mientras, el "objetivo 2" y el "objetivo 3", que se refieren a
zonas con problemas estructuras y la modernización de sistemas
educativos y de empleo, respectivamente, se repartirán el otro
medio billón entre las comunidades más favorecidas.

De acuerdo con la nueva distribución, las comunidades
participarán directamente en la gestión de algo más de 700.000
millones de pesetas, lo que supone el 40% de los fondos y una
posibilidad de gestión de dinero un 11% superior a la del
intervalo 1994-1999.

EQUAL

Finalmente, el Fondo Social Europeo dedica un capítulo especial
al apoyo a la mujer y a los colectivos más desfavorecidos para el
acceso al empleo, bajo la idea de imponer un modelo de cooperación
transnacional para luchar contra las discriminaciones y la
desigualdades en el mercado laboral.

La Comisión Europea ha realizado una unificación de criterios y
ha optado por un programa único denominado "Equal", que cuenta con
una dotación de 86.000 millones de pesetas.

El objetivo de este dinero es la inserción profesional y la
reincorporación al mercado de trabajo de personas que sufren
dificultades para integrarse.

Además, se potenciará la adaptabilidad de las empresas a este
tipo de trabajadores, la igualdad de oportunidades con el resto de
posibles empleados y se potenciará el espíritu de creación de
empresas y nuevo métodos de empleo, como el teletrabajo.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?