El doble impacto económico del coronavirus en las personas con discapacidad

Fecha

07/12/2020

Medio

ABC

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

El impacto de la pandemia de Covid-19 ha hecho estragos en todos los sectores de la sociedad, arrasando con todo lo que ha encontrado a su paso sin ningún tipo de piedad. En los últimos doce meses se han destruido casi tantos puestos de trabajo como en la crisis de 2008, haciendo repuntar hacia arriba de nuevo los gráficos del paro registrado en España, que desde hace siete años tendían a la baja.

La crisis del empleo azota de nuevo el país mellando aún más la economía y, como suele pasar, cebándose especialmente con aquellos que, cuando las cosas iban bien, ya sufrían desigualdades. En este caso las personas con discapacidad se han visto afectadas porEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Tienen ... en su lugar. los ERTE más que la media de la población pero, contradictoriamente, han sufrido muchos menos despidos.

Pese a que hasta ahora la situación haya sido esta, existe una preocupación por el futuro a partir del 31 de enero de 2021, cuando terminará la prórroga de los ERTE decretada por el Gobierno. A partir de este momento, los despidos podrían subir, según aseguran desde el departamento Colabora de la Fundación Catalana Síndrome de Down (FCSD), donde hay un temor claro a que «que muchas personas con discapacidad intelectual terminen perdiendo el trabajo».

Preguntada por esta situación en una entrevista para ABC, Katy Trias, presidenta de la FCSD, reconoce «la sensibilidad de las empresas a la hora de evitar los despidos de personas con discapacidad». No obstante, recuerda, ayuda sobre todo el hecho de que las empresas de más de 50 empleados están obligadas por ley a contar con un 2 por ciento de trabajadores con certificado de discapacidad, por los que, además, reciben una serie de bonificaciones que tendrían que devolver en caso de despido.

La tasa de paro entre personas con discapacidad en Cataluña ha crecido un 12,4 por ciento entre septiembre de 2019 y el mismo mes de este año, según el boletín de perfil del paro del departamento de Trabajo de la Generalitat de Cataluña. Se trata de un incremento destacable, pero que queda lejos de la subida del 28,3 por ciento de paro entre el total de la población.

A la vez, en mayo, alrededor del 37 por ciento de los trabajadores con discapacidad en España estuvieron afectados porEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Tienen ... en su lugar. un ERTE, según el análisis de Odismet y la Fundación Once. Los datos para el total de la población en este caso sería del 24 por ciento. Actualizando estos datos, la FCSD confirma que desde primavera, la mitad de personas registradas en su programa de inclusión laboral que habían sido involucradas en un ERTE han podido volver a sus puestos de trabajo.

Este mismo informe de Odismet revela que en los meses de confinamiento, el número de contratos firmados por personas con discapacidad obtuvo la peor cifra en los últimos 14 años, un 74 por ciento más baja que en los mismos meses del año pasado.

Teletrabajo

En cuanto al teletrabajo, Trias explica a este diario que «no es el ideal para personas con discapacidad intelectual y les está costando adaptarse». El trabajo a distancia no permite el mismo grado de acompañamiento laboral en el día a día. Además plantea nuevos retos a los que las empresas no se habían enfrentado antes, y para los que la mayoría de trabajadores no habían recibido ningún tipo de preparación con antelación; lo que a menudo supone que es cada uno, desde su casa, y con un apoyo menos cercano de otros compañeros, quien debe aprender a desarrollar su trabajo de manera virtual.

Por este motivo, la FCSD ha impulsado un curso de capacitación para la tecnología en el ámbito laboral. «No podemos quedarnos fuera», añade la presidenta.

En la hazaña por adaptarse a un mundo laboral que ha dado un vuelco de 180 grados con la pandemia, la Fundación Catalana Síndrome de Down también ha impulsado un proyecto de emprendimiento, con el objetivo de guiar a personas con discapacidad intelectual en la fundación de su propio proyecto empresarial. «Se trata de que tengan las mismas oportunidades que el resto», concluye Trias.

Andy Trias: «Esta sociedad es muy mezquina»

El activista catalán por los derechos de las personas con discapacidad intelectual Andy Trias (Barcelona, 1972) ha publicado recientemente la traducción al castellano de su libro «Ignorando el SD» (2018), una selección de las reflexiones y artículos en los que ha volcado sus pensamientos durante más de 15 años. Es además, presidente de la Asamblea de Derechos Humanos Montserrat Trueta, de la FCSD, y redactor en la revista «Èxit 21».

-¿Qué es la inclusión laboral?

-Hace 19 años que me independicé con mi mujer, Eva. Mi madre siempre me había dicho que, primero de todo, lo más importante es tener trabajo porque es lo que te permite independizarte. Cuando yo nací, era normal que, por un tema de discriminación hacia la discapacidad, nos quedáramos encerrados en casa, como en una urna. Hasta que se fundó la FCSD, no había nada para nosotros; ellos ahora nos marcan un poco la pauta: nos hacen seguimiento en el trabajo y nos explican lo que hay que hacer para encontrarlo o para emprender uno propio, como en mi caso, que quisiera ser escritor.

-¿Cuáles son sus planes para el futuro?

-No me gusta que me digan lo que tengo que hacer, mi objetivo es dejar el trabajo para establecerme por mi mismo y dedicarme a mi libro. La FCSD me está ayudando con un nuevo proyecto llamado Inclusivadora, que va a ser un espacio de «coworking» inclusivo desde el que emprender.

-¿Y la asamblea?

-Seguimos luchando por la aplicación de los Derechos Humanos y la Convención sobre los derechos de las personas con Discapacidad, estamos delante de una sociedad que es muy mezquina hacia nosotros: para que el mundo sea justo, tendría que tratarnos a nosotros también justamente. Como digo en el título de mis memorias, yo ignoro que tengo el Síndrome de Down porque quiero que me traten como a los demás, podemos valernos igual por nosotros mismos.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?