El confinamiento duplicó los niveles de estrés en personas con discapacidad intelectual

Fecha

11/10/2021

Medio

Servimedia

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

La pandemia duplicó los niveles de estrés de la población con discapacidad intelectual durante el confinamiento. Es una de las conclusiones del estudio realizado por Fundación A LA PAR, que constata que esta población atravesó entre abril y mayo de 2020 “un acontecimiento vital estresante que podría ser un evento traumático si no se atienden las necesidades específicas y de afrontamiento” de esta población.

Así queda plasmado en la investigación que ha sido presentada recientemente en Berlín, en el marco de la 13ª edición del Congreso de la Asociación Europea por la Salud Mental de las personas con Discapacidad Intelectual (EAMHID-Congress 2021) celebrado en la capital alemana.

La escala de impacto de evento empleada, la IES-ID, reveló que la población con discapacidad intelectual confinada arrojaba una puntuación de más del doble (36 puntos de media frente a los 15 puntos de la población antes del coronavirus) en las pruebas de medición de estrés.

“Una de las conclusiones más llamativas es que no encontramos diferencias significativas por razón de sexo o edad. Es decir, que ni las mujeres estaban más o menos preocupadas que los hombres ni las personas mayores -y esto es especialmente interesante ya que tenían un mayor riesgo- que la población más joven”, explicó en un comunicado Mercedes Hernández Núñez-Polo, psicóloga de la UAVDI y promotora del estudio.

“Sin embargo, lo que sí se pudo constatar fue una mayor dificultad a la hora de informar de manera verbal acerca de síntomas ya de por sí complejos, como la pérdida de gusto u olfato, o para entender y exponer las emociones que les abordaban en cada momento”.

A su juicio, “si algo bueno puede extraerse de la pandemia es que todos hemos valorado como nunca antes la salud, y nos hemos tomado en serio, casi por primera vez, la importancia de la salud mental”.

Además, el estudio pone de manifiesto que las personas con discapacidad intelectual no son la excepción y durante el último año y medio han sufrido especialmente al experimentar unos niveles de confusión e incertidumbre que no siempre han sido capaces de gestionar y que han repercutido seriamente en su bienestar y calidad de vida.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?