El CES [Consejo Económico y Social] denuncia el ‘abuso dominante’ de las distribuidoras norteamericanas

Fecha

22/11/2000

Medio

EFE / SERVIMEDIA

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

El Consejo Económico y Social (CES), tras
analizar el Anteproyecto de Ley de Fomento y Promoción de la
Cinematografía y el Audiovisual, considera que la posición de "abuso
dominante" de las distribuidoras norteamericanas constituye "un
serio problema de defensa de la competencia".

Poner fin a esta situación en la nueva Ley de Cine impulsada por
el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, y que el Consejo de
Ministros aprobará antes de que finalice el año, "debería ser
considerada como una actuación prioritaria para la promoción del
sector en España".

El pleno del CES se reunió hoy para emitir un dictamen sobre el
citado anteproyecto de ley, y consideró "oportuna y fundamentada la
necesidad de incrementar de manera eficaz el fomento y la promoción
de la industria cinematográfica y audiovisual".

No obstante, el CES recuerda en una nota que "una condición
necesaria para garantizar la eficacia de cualquier política de
promoción y fomento de este sector es la actuación sobre las
condiciones de competencia que rigen en el mercado".
El dictamen solicitado por Cultura observa que "el ámbito de la
distribución está claramente dominado por un número muy reducido de
empresas, todas ellas norteamericanas", lo que constituye un "abuso
de posición dominante".

El Consejo Económico y Social estima que deben buscarse medidas
alternativas para el fomento del sector "que suplan la supresión de
la cuota de pantalla en prevención de una evolución menos positiva
que la actual en los resultados del cine español".

Medidas que han de tener "muy en cuenta" que el problema "no
reside tanto en la financiación de la producción -para la que se
establecen incentivos a través de ayudas automáticas- como en
conseguir un sector de distribución, promoción y comercialización
donde haya unas condiciones suficientes de competencia y donde,
sobre todo, haya una mayor y más fuerte participación de empresas
españolas".

En su dictamen el CES critica que "grandes grupos empresariales
propietarios de cadenas de televisión se beneficien de las ayudas
previstas a la producción, mediante la constitución de empresas
productoras".

"Las cadenas de televisión, por su condición de difusores
audiovisuales bajo concesión administrativa, -argumenta- tienen una
posición de claro dominio en la comercialización de las
producciones, por lo que no parece razonable dedicar ayudas públicas
a productoras dominadas por ellas".

Sobre la desaparición, en el plazo de cinco años, de la cuota de
pantalla, que contempla el anteproyecto, el CES estima que "han de
buscarse medidas alternativas para el fomento del sector, que han de
suplir la supresión de la cuota de pantalla y prever una evolución
menos positiva que la actual en los resultados del cine español".
En el primer semestre de 2000 la cuota de mercado del cine
español se ha reducido a menos del nueve por ciento, "lo que puede
relacionarse con la desaparición de las normas que se exigían a los
distribuidores".

El dictamen hace referencia también a la excepción cultural que
tiene la industria cinematográfica y que permite articular medidas
no sólo de fomento, sino de protección a la lengua y a la cultura
propias.

El Consejo recuerda que la Comisión Europea, en una comunicación
de 1999, dedicaba un apartado específico a dicha cuestión y señalaba
que "Europa se encuentra en posición desfavorable, con un aumento de
la cuota de mercado de películas norteamericanas del 56% al 78% en
diez años, frente a una disminución de la cuota europea del 19 al
10%".

El año pasado en España, según el Instituto de las Ciencias y las
Artes Audiovisuales (ICAA), la cuota del cine español fue del 14%,
del 19% para el europeo y de algo más del 64% para el
norteamericano.

El CES reitera que ya en el dictamen sobre el Anteproyecto de Ley
de Medidas Fiscales, Administrativas y del Orden Social, "disentía
de la modificación propuesta para el Impuesto de Sociedades, que
excluía expresamente a las series audiovisuales de ficción y otras
de la deducción prevista en la cuota del impuesto reservadas para
los largometrajes cinematográficos".

En cuanto al fomento de las producciones cinematográficas, el CES
asegura que "cabría la oportunidad de introducir en el texto del
Anteproyecto, entre las ayudas que recoge para la utilización de
nuevas tecnologías y la innovación, la contribución de este tipo de
innovaciones a una más completa integración de las personas con
discapacidad sensorial".

Una atención que podría concretarse en la subtitulación de
películas y en la adaptación de nuevos procedimientos de
audiodescripción", con lo que se facilitaría la presencia en los
cines y la adquisición de vídeos "a millones de españoles con
deficiencias auditivas y visuales".

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?