El CERMI reclama que las personas con discapacidad voten “sin superar una carrera de obstáculos”

Fecha

30/03/2019

Medio

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

“Una vez conseguido el derecho de sufragio para todas las personas con discapacidad en España, nos queda la batalla de hacerlo efectivo, para lo que tenemos que poner todo el talento, vanguardia, creatividad, pulso y garra para que a la fiesta de la democracia estemos invitados sin tener que superar una carrera de obstáculos para llegar a las urnas”, según el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi).

En estos términos se expresó el delegado del Cermi para los Derechos Humanos y la Convención Internacional de la Discapacidad, Jesús Martín, durante su intervención en la jornada `La agenda política europea de la discapacidad en la UE 2019-2024′, que tuvo lugar en el salón de actos de Fundación ONCE y que fue organizada por el Cermi Estatal y el Grupo Social ONCE, con la colaboración del Parlamento Europeo.

Jesús Martín, que hizo hincapié en la importancia histórica del hecho de que se haya devuelto el derecho de sufragio a las casi 100.000 personas con discapacidad que no lo tenían reconocido, advirtió de las carencias en accesibilidad que siguen existiendo en los procesos electorales.

Más allá del derecho al voto, Martín Blanco comentó que “somos un movimiento grande y positivo, pero no queremos que los logros se queden solo en el papel, sino que la Convención Internacional de la Discapacidad aterrice en el día a día de las personas con discapacidad y sus familias”. “Quiero una Europa feminista, ecologista, de afectos y de justicia social, en la que todas las políticas estén regidas por los principios sociales”, concluyó el delegado del Cermi Estatal.

Mientras, el responsable de Políticas para el Parlamento Europeo del Foro Europeo de la Discapacidad (EDF, por sus siglas en inglés), Alejandro Moledo, subrayó que la reforma de la ley del Régimen Electoral en España es una “gran noticia”, que ha de tomarse como referente en otros países de la UE ya que, “aunque desde países como España, Francia o Dinamarca, llegan buenas noticias en materia de avances por la discapacidad, no podemos olvidar que todavía quedan 800.000 personas con discapacidad en la UE que no pueden ejercer su derecho al voto”.

Para seguir avanzando en materia de inclusión, además de alcanzar el derecho al voto en estos países, defendió que “hay que conseguir la accesibilidad en todo el proceso electoral también en los países que, como España, ya garantizan el derecho al voto”.

Por su parte, el director de Relaciones Internacionales del Grupo Social ONCE, Javier Güemes, destacó la importancia que supone el reciente reconocimiento del derecho al voto de todas las personas con discapacidad en España, incluso a nivel internacional pues, a su juicio, “esta consecución de derechos es, en cierta manera, un ejemplo en el que mirarse para otros países europeos”.

Sin embargo, recordó que “todavía queda mucho trabajo por hacer para eliminar las múltiples barreras que siguen provocando que muchas personas no tengan una capacidad legal plena”, para lo que es fundamental “conseguir que los fondos europeos de financiación estratégica, financien también cuestiones sociales”.

MOTOR DEL CAMBIO

Posteriormente, tuvo lugar la clausura de la jornada, en la que la vicepresidenta del EDF, Ana Peláez Narváez, aseguró que “España tiene el motor del cambio, de la innovación, de la propositividad y realmente somos un ejemplo para otros muchos consejos nacionales de la UE”. Igualmente, destacó la importancia de dar voz a un sector de la población, como es el de las personas con discapacidad psicosocial. “Nuestra actividad cotidiana debe prestar atención a la gente que lo tiene peor y a veces ni siquiera tiene espacios de participación”.

La también vicepresidenta ejecutiva de Cermi Mujeres reclamó que se fomente la participación de las personas con discapacidad en las instituciones comunitarias, especialmente de las mujeres con discapacidad, cuyas demandas no son atendidas en ocasiones ni en las políticas de género ni en las de discapacidad.

Por su parte, el vicepresidente del Cermi y presidente de Salud Mental España, Nel Anxelu González, declaró que “la Europa que queremos construir es un espacio inclusivo, donde la discapacidad no sea una limitación para vivir en comunidad, con las mismas oportunidades que los demás”. Además, centró su intervención en reclamar a los diferentes partidos políticos que concurren a los comicios europeos que sitúen a la salud mental en el centro de la agenda política, “porque es una razón de derechos, de bienestar y ahorra costes a los estados”.

La adopción de un plan europeo del suicidio, implantar en España un teléfono público y gratuito de prevención del suicidio y seguimiento a las personas allegadas cuando se consuma el acto, atender en mayor medida la incidencia del aumento del consumo de nuevas tecnologías, y dar una mayor visibilización a las mujeres con enfermedad mental son algunas de las reivindicaciones que el presidente de Salud Mental España puso sobre la mesa.

Por último, el jefe de la Representación de la Comisión Europea en España, Francisco Fonseca, agradeció que se realicen este tipo de jornadas para seguir exigiendo y reclamando los derechos de las personas con discapacidad pues, “no existe igualdad sin libertad y no hay democracia si seguimos peleándonos en la brecha de la desigualdad, por lo que debemos continuar trabajando unidos en la misma dirección y uniendo nuestras mejores capacidades”.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?