El Ayuntamiento de Pamplona firma un convenio con la ONCE y el Imserso para eliminar barreras arquitectónicas

Fecha

21/07/2000

Medio

EUROPA PRESS - Navarra

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

La alcadesa de Pamplona, Yolanda Barcina, firmó este mediodía en el Ayuntamiento un convenio con la Fundación ONCE y el Instituto de Migraciones y Servicios Sociales (Imserso). El convenio tiene por finalidad la redacción de un plan especial de actuación para la accesibilidad arquitectónica y urbanística.

Este plan, que tendrá como ámbito el término municipal y se centrará en edificios, centros u otras dependencias de Pamplona, deberá presentarse antes del 31 de diciembre de 2000. Por parte de la Fundación ONCE firmó el convenio su director general, Miguel Pereira, mientras que por el Ministerio firmó Encarnación Blanco, subdirectora general de los programas con discapacidades del Imserso.

Barcina señaló que éste es un proyecto que el Ayuntamiento pamplonés acoge con "mucha ilusión". La alcaldesa explicó que "una ciudad es un ecosistema en el que todos desarrollamos nuestras vidas", por lo que "es un deber de todos los ayuntamientos" facilitar la vida a todos sus ciudadanos, dijo.

El director general de la ONCE, Miguel Pereira, detalló las distintas partes de que se compondrá el plan: en primer lugar, una descripción de la ciudad, de sus barreras y dificultades para las personas con movilidad reducida, "un 35 por ciento de la población" según Pereira; después, un plan de accesibilidad urbanística, en el que se especificará cuánto tiempo y dinero cuesta adecuar el acceso a los servicios públicos y los propios edificios a las personas con minusvalías. El plan especial abordará, además, la normativa aplicable y propuestas de soluciones constructivas.

El coste total del plan especial de actuación para la accesibilidad es de 21 millones de pesetas, de los que siete pagará el Ayuntamiento de Pamplona y catorce la Fundación ONCE.

"BENEFICIA A TODOS"

Miguel Pereira dijo que "si se piensa en los ciudadanos más impedidos, se acaba beneficiando a todos", y puso el ejemplo de las madres con sillitas que se valen de los espacios destinados a sillas de ruedas en el transporte urbano.

Pereira expresó su deseo de que "nuestras ciudades no sean laberintos", y concluyó diciendo que "la accesibilidad a la arquitectura, al urbanismo, a la comunicación, a la educación, a la cultura y al ocio es un derecho constitucional del que todos los ciudadanos deben disfrutar".

Por su parte, la subdirectora general de los Programas con Discapacitados del Imserso, Encarnación Blanco, felicitó a Pamplona "por la sensibilidad que demuestra al acometer este plan". Blanco señaló que "durante mucho tiempo se ha ayudado a las personas con discapacidades mediante subvenciones, sin tener en cuenta los obstáculos de la sociedad en la que tiene que desenvolverse".

Encarnación Blanco lamentó que haya "ciudadanos que no puedan salir con sus amigos o ir a una biblioteca" por culpa de las barreras arquitectónicas. "Hay que apostar por una sociedad para todos", dijo Blanco, recogiendo lo planteado en el programa comunitario "Una Europa sin barreras".

Este convenio se enmarca en el convenio de colaboración formado en 1998 entre el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales a través del Imserso, la Fundación ONCE y la Federación Española de Municipios y Provincias, cuyo objetivo es la ejecución de un programa global de accesibilidad, de ámbito estatal, en colaboración con otras instituciones del país.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?