El 20% de los niños chilenos tiene necesidades educativas especiales

Fecha

Medio

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Bajo el llamado “Un Chile que no quiere ver”, Fundación Mis Talentos está invitando a los chilenos a destaparse los ojos y ver esta realidad que afecta a cerca de 1.000.000 de niños en nuestro país

Uno de cada cinco niños tiene Necesidades Educativas Especiales (NEE), es decir, tienen alguna condición que les significa un obstáculo para el aprendizaje, y sólo 130.000 de ellos tiene acceso a establecimientos educativos con programas de inclusión (cifras Mineduc 2011). La campaña “Un Chile que no quiere ver”, liderada por Fundación Mis Talentos, busca destaparle los ojos a los chilenos e invitarlos a conocer más de esta realidad, que afecta a parte importante de nuestra población.

“Las Necesidades Educativas Especiales se definen como una condición presente en el niño que, en interacción con el medio que lo rodea, se convierte en una traba para el aprendizaje. Por ejemplo, antiguamente un niño que tenía miopía tenía una NEE, pero al usar lentes se adaptó al medio y esa dificultad desapareció. El objetivo es buscar los ‘lentes’ o la solución que cada niño necesita para hacer frente a su Necesidad Educativa Especial”, señaló Isabel Zúñiga, directora de Fundación Mis Talentos, organización que trabaja para entregar igualdad de oportunidades educativas a niños y niñas con NNE, a través del apoyo a colegios que quieran iniciar o mejorar la inclusión de niños con estas características dentro de sus aulas.

Tendemos a pensar que esta es una situación ajena a nuestra realidad, pero en Chile, el 20% de la población tiene algún tipo de NEE; el 9% tiene alguna discapacidad sensorial -visual o auditiva-, el 2% alguna discapacidad física y el 1,2% alguna discapacidad intelectual, cifras que representan casi a 1 millón de niños y niñas. Casi todos tenemos algún familiar, hijo, sobrino o primo, afectado conEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Tiene en su lugar. algún tipo de necesidad especial educativa y que hoy no cuenta con una respuesta adecuada por parte del sistema educativo.

“Son niños que deben enfrentar discriminación, procesos adaptativo duros y difíciles. Un niño con trastornos del lenguaje, con déficit atencional o con hiperactividad suele ser tildado como ‘el niño problema’ o ‘el desordenado del curso’. Hoy, sabemos que la educación inclusiva puede ser la respuesta a la forma en que estos niños aprenden, derribando las barreras que existen para fomentar el desarrollo del niño y su entorno”, indicó Zúñiga, recalcando el importante rol que juegan las familias, profesores, directivos de colegios y la comunidad en la educación positiva de niños con NEE.

Muchas de las barreras al aprendizaje que tiene niños con Necesidades Educativas Especiales pueden ser eliminadas o disminuidas con una inserción positiva del niño al sistema educativo. Los programas de educación inclusiva consisten en acciones que implementan los colegios para adaptarse a los mecanismos de aprendizaje que tienen sus alumnos y conseguir, de esta forma, la eliminación o la disminución de sus barreras al aprendizaje.

Por ejemplo, si se trata de un niño con dificultades visuales, es posible utilizar un programa computacional que es capaz de leer el computador y hablarle al niño. Si se trata de niños con discapacidad auditiva, entonces la utilización de lenguaje de señas con sus profesores y sus compañeros pueden favorecer enormemente el aprendizaje social. Niños con trastorno del lenguaje se verán beneficiados del apoyo de un fonoaudiólogo, que entregue apoyo externo a la sala de clases y pautas para seguir dentro de ella.

“Todas estas acciones se refieren a la implementación de un modelo de educación inclusiva, sobre el cual se pueden tener múltiples beneficios para los niños con NEE, su entorno directo y para el resto de la sociedad. Está comprobado que el modelo de educación inclusiva permite aumentar el puntaje en pruebas estandarizadas, como el SIMCE, en niños con NEE. También se ha probado que este modelo permite una mejor inserción laboral una vez que los niños se gradúan”, concluyó la directora de Fundación Mis Talentos, haciendo un llamado a un Chile que Si quiere ver, y que se hace cargo de sus niños con Necesidades Educativas Especiales a través de la inclusión de estos en el sistema educativo.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?